Otra regla básica es la que tiene que ver con el concepto de uniformidad, la cual señala que, en la elaboración de los estados financieros deben seguirse, en el tiempo, los mismos procedimientos de cuanti­ficación y darse aplicación a idénticos principios y reglas, de un período a otro, con el propósito de poder conocer la evolución del ente económico mediante el análisis de sus estados financieros e identificar su posición relativa, a través de la comparación con estados de otras empresas del sector o que desarrollen activi­dades similares. Por ello, cuando haya cambios que afecten la comparabilidad de la información, es necesario mencionarlo explícitamente en notas a los estados financieros, indicando el efecto que dicho cambio produce en los resultados de la empresa. Por ejemplo, las empresas tienen la opción de emplear diferentes métodos de depreciación de activos fijos, como el de línea recta, reducción de saldos o unidades de producción, pudiendo adoptar cualquiera de ellos; pero deberá decirlo explícitamente si cambia de un método a otro, en razón al impacto sobre las utilidades que se pueden generar. Lo mismo ocurre con los métodos de valuación de inventarios, que pueden efectuarse bajo PEPS (primeras en entrar, primeras en salir), promedio ponderado, retail u otros. En épocas de inflación, si no se registra contablemente el efecto de éste fenómeno económico, la elección de uno u otro método puede tener efectos importantes sobre el cálculo de la utilidad.

Esquemáticamente, la aplicación de los principios comentados, señala­ría el flujo procedimental que se explica a continuación: de las ventas brutas se deducen las devoluciones y los descuentos otorgados, para obtener las ventas netas. A esta última cifra se le deduce el valor del costo de ventas, llegando así al concepto denominado utilidad bruta. Y a ella, se le deducen los gastos de admi­nistración y ventas, para obtener la utilidad antes de ingresos y gastos no opera­cionales; por ello, cuando dicha utilidad neta se ve afectada por estos últimos conceptos, se podrá hablar de la utilidad antes de impuestos, de la cual se deduce la provisión para el tributo obteniendo así la utilidad neta distribuible, que puede ser entregada a los socios o accionistas o empleada para financiación interna, a través de reservas o para ambos propósitos.

El capítulo 5 de la norma precisa que una microempresa presente el resultado de sus operaciones del periodo. Adicionalmente establece la información que se tiene que presentar en este estado, y cómo presentarla. [5.1]

Una microempresa presentará el resultado de sus operaciones, obtenido en un periodo determinado, en el estado de resultados, el cual incluirá todas las partidas de ingresos y gastos reconocidas en el periodo. [5.2]

La utilidad bruta refleja la diferencia entre las ventas netas y los costos de ventas. De la utilidad bruta se deducen todos los gastos incurridos, se suman los otros ingresos causados y se resta la provisión para impuesto sobre la renta para establecer el resultado del periodo. [5.3]

El impuesto sobre la renta que figura en el estado de resultados corresponde a la mejor estimación del gasto por éste concepto a la fecha de cierre. [5.4]

Toda pérdida o ganancia que sea importante debe revelarse por separado en el estado de resultados, atendiendo los criterios de materialidad o importancia relativa explicados en el capítulo “Características cualitativas de la información contable”. [5.5]

 

 

 

 

 

  < Atrás / Capítulo anterior / Índice del libroÍndice del capítulo / Capítulo siguienteAdelante >