Este esquema de presentación, también aceptado por las normas internacionales de información financiera, presenta los activos, pasivos y patrimonio de una entidad en una fecha específica, al final del periodo sobre el que se informa, por orden de liquidez. [4.2ii]

Para algunas entidades, una presentación de activos y pasivos en orden ascendente o descendente de liquidez proporciona información fiable y más relevante que la presentación corriente/no corriente, sobre todo en aquellos casos en los cuales la entidad no suministra bienes ni presta servicios dentro de un ciclo de operación claramente identificable.

Lo anterior no obsta para que se deba cumplir con la obligación de incluir, como mínimo, los saldos de las cuentas mencionadas en la norma.

 < Atrás / Capítulo anterior / Índice del libro / Índice del capítulo / Capítulo siguienteAdelante >