Por su parte, dentro del capital ganado, las reser­vas registran los valores apropiados de las utilidades líquidas, conforme a mandatos legales, con el propósito de proteger el patrimonio social. Se incluyen conceptos tales como reserva legal, reservas por disposiciones fiscales y reservas para readquisición de acciones o cuotas de interés social, para el caso de las sociedades de responsa­bilidad limitada.

La reserva legal corresponde a la apropiación de por lo menos el diez por ciento de las utilidades líqui­das de cada ejercicio, hasta completar el 50 por ciento del capital social (de este límite en adelante, podrá seguirse incrementando la reserva legal, pero ya no será bajo el carácter de obligatoria sino voluntaria­mente). Las reservas para readquisición de acciones y de cuotas o partes de interés social corresponden al valor apro­piado de las utilidades netas, para cubrir en su totali­dad la adquisición de las mismas.

Las reservas estatutarias son las partidas apro­piadas de acuerdo con lo contemplado en los estatutos sociales. Las reservas ocasionales, son los valores de­ducidos de las utilidades netas, ordenadas por el máximo órgano social, para fines específicos y plenamente jus­tificados y sólo serán obligatorias para el ejer­cicio en el cuál se ordenen, pudiéndose cambiar su destinación o distribuirlas cuando resulten innecesarias. Y las reservas especiales, son aquellas establecidas por cualquier disposición legal con carácter obligatorio, distintas de las incluidas en otras cuentas de este grupo.

 

 

 


< Atrás / Capítulo anterior / Índice del libro / Índice del capítulo Capítulo siguiente / Adelante >