Este grupo de cuentas está conformado por los rubros de prima en colocación de acciones, cuotas o partes de interés social, donaciones y subvenciones y, por último, por la revalorización del patrimonio.

La prima en colocación de acciones, cuotas o partes de interés social es el mayor importe pagado por el accio­nista o socio sobre el valor nominal de la acción o aporte, o sobre el costo, en el evento que corresponda a la recolocación de accio­nes, cuotas o partes de interés, previamente readquiridas.

Las donaciones corresponderán a los valores acumu­lados que la entidad ha recibido por concepto de dona­ciones de bienes y valores.

La última partida del capital contri­buido, es de­cir el superávit de revaluación sería producto de la aplicación voluntaria, en la microempresa, del procedimiento de medición indicado en la NIIF para Pymes (versión 2015) en su párrafo 17.5 y que corresponde a la contrapartida de la revaluación de propiedad, planta y equipo:

"Si se incrementa el importe en libros de un activo como consecuencia de una revaluación, este aumento se reconocerá directamente en otro resultado integral y se acumulará en el patrimonio, bajo el encabezamiento de superávit de revaluación. Sin embargo, el incremento se reconocerá en el resultado del periodo en la medida en que sea una reversión de un decremento por una revaluación del mismo activo reconocido anteriormente en el resultado del periodo.

Cuando se reduzca el importe en libros de un activo como consecuencia de una revaluación, tal disminución se reconocerá en el resultado del periodo. Sin embargo, la disminución se reconocerá en otro resultado integral en la medida en que existiera saldo acreedor en el superávit de revaluación en relación con ese activo. La disminución reconocida en otro resultado integral reduce el importe acumulado en el patrimonio contra la cuenta de superávit de revaluación.

El superávit de revaluación de un elemento de propiedades, planta y equipo incluido en el patrimonio podrá ser transferido directamente a ganancias acumuladas, cuando se produzca la baja en cuentas del activo. Esto podría implicar la transferencia total del superávit cuando la entidad disponga del activo. No obstante, parte del superávit podría transferirse a medida que el activo fuera utilizado por la entidad. En ese caso, el importe del superávit transferido sería igual a la diferencia entre la depreciación calculada según el valor revaluado del activo y la calculada según su costo original."

 

 

 


< Atrás / Capítulo anterior / Índice del libro / Índice del capítulo Capítulo siguiente / Adelante >