El pasivo a largo plazo está representado por las deudas cuyo vencimiento sea mayor a un año o al ciclo normal de operaciones de la empresa, si este es su­perior. La parte de los pasivos a largo plazo - normalmente obligaciones finan­cieras e hipotecarias - que se estima se va a can­celar dentro de los doce meses siguientes o dentro del ciclo normal de operaciones, se convierte en un pasivo corriente y, en consecuencia, debe reclasificarse para efectos de su presentación en los estados financieros.

Es indispensable informar, ya sea en el cuerpo del balance o en notas a los estados financieros, todas las garantías otorgadas en la adquisición de pasi­vos. En el caso del pasivo a largo plazo, este debe publicarse con tanto detalle como sea necesario, describiendo la natu­raleza de cada uno de los préstamos que lo conformen, el vencimiento, las tasas de interés y las garantías o gra­vámenes respectivos. Si no fuere practico detallar esta información en el mismo cuerpo del balance, se hace en una nota a los estados financieros, tal y conforme se explica más abajo.

En nuestro país, y con mayor fuerza durante los últimos años, la emi­sión de obligaciones por concepto de bonos ordinarios o convertibles en accio­nes ha venido en auge constituyéndose así en un típico pasivo a largo plazo, pues la fecha de redención de dichos bonos, normalmente exce­de el plazo de un año. En este caso, es decir cuando existan bonos u obligaciones en circulación debe infor­marse las características de la emisión, incluyendo el monto de la misma, número de bonos en circulación, valor nominal de las obligaciones, derechos y forma de reden­ción, garantías, vencimiento y tasa de interés, entre otros aspec­tos. En caso de bonos obligatoriamente con­vertibles en acciones (BOCEAS), se debe informar acerca del tipo y forma de conversión.

Una entidad dará de baja en cuentas un elemento de obligaciones financieras y cuentas por pagar: (a) cuando haya sido pagada o cancelada en su totalidad, o bien haya expirado; (b) cuando se realice una permuta entre un prestamista y un prestatario; (c) cuando se condone la obligación o cuenta por pagar; o (d) cuando se realice su castigo. (10.5]

Por último, se deberá revelará el valor en libros de las obligaciones financieras y cuentas por pagar a su cargo, así como el valor de los intereses correspondientes al periodo contable, que se encuentran pendientes de pago. [10.7]

 

 

 

 

 


< Atrás / Capítulo anterior / Índice del libro / Índice del capítulo Capítulo siguiente / Adelante >