Acudiendo, nuevamente, a la potestad consagrada en los párrafos 2.2 y 3.1 de la norma para microempresas ya que este tipo de eventos no se encuentra definido (ni siquiera mencionado) en el Decreto 2706 de 2012 (transcrito en el Título 3 del Decreto Único Reglamentario de las Normas de Contabilidad, de Información Financiera y de Aseguramiento de la Información 2420 del 14 de diciembre de 2015), en caso de que una microempresa deba evaluar la presencia y registro de provisiones o contingencias en el desarrollo de su actividad de negocios, se debería aplicar el procedimiento incorporado en la sección 21 de la NIIF para Pymes.

Dicha sección 21 clasifica las obligaciones en dos categorías: provisiones y pasivos contingentes. Las que cumplen con los criterios de reconocimiento de pasivos se clasifican como provisiones. Las que no cumplen con los criterios de reconocimiento se clasifican como pasivos contingentes. En los pasivos contingentes también se incluyen las obligaciones posibles. Las obligaciones posibles no cumplen la definición de pasivo. La clasificación de obligaciones es importante porque las provisiones deben reconocerse en el estado de situación financiera de la entidad, mientras que los pasivos contingentes no.

De acuerdo al párrafo 21.4 de la NIIF para Pymes una entidad solo reconocerá una provisión cuando: (a) la entidad tenga una obligación en la fecha sobre la que se informa como resultado de un suceso pasado; (b) sea probable (es decir, exista mayor posibilidad de que ocurra que de lo contrario) que la entidad tenga que desprenderse de recursos que comporten beneficios económicos, para liquidar la obligación; y (c) el importe de la obligación pueda ser estimado de forma fiable.

La microempresa reconocerá la provisión como un pasivo en el estado de situación financiera, y el importe de la provisión como un gasto, a menos que otra norma de la contabilidad simplificada requiera que el costo se reconozca como parte del costo de un activo tal como inventarios o propiedades, planta y equipo.

De otra parte, un pasivo contingente es una obligación posible pero incierta o una obligación actual que no se reconoce, porque no es una obligación actual como resultado de un evento pasado; no es probable que se vaya a requerir la transferencia de recursos que incorporen beneficios económicos para cancelarla obligación; o que el valor de la obligación no pueda medirse de forma confiable. [2.31]

En el curso normal de sus operaciones, se llevan a cabo, en la empresa, un gran número de transacciones relacio­nadas con las actividades propias del negocio y, simul­táneamente, se ve afectada por hechos económicos exter­nos que, algunas veces, escapan a cualquier control. A esta incertidumbre o riesgo, inherente en las transac­ciones y eventos que afectan a una entidad, se le conoce bajo el nombre de contingencia, que significa - en tér­minos contables - una condición, situación o conjunto de circunstancias que involucran un cierto grado de incer­tidumbre que puede resultar, a través de la consumación de un hecho futuro, en la adquisición o la pérdida de un activo o en el origen o cancelación de un pasivo y que generalmente trae como consecuencia una utilidad o una pérdida.

 (Continúa)

 

 

 

 


< Atrás / Capítulo anterior / Índice del libro / Índice del capítulo Capítulo siguiente / Adelante >