Registra el valor de los tributos de carácter general y obligatorios a favor del estado por concepto de las li­quidaciones privadas practicadas sobre las respec­tivas bases impositivas generadas en el período fiscal.

Comprende, entre otros, los impuestos de renta y complementarios, IVA, Industria y Comercio, Licores, Cervezas y Cigarrillos, Valorizaciones, Turismo y el de Hidrocarburos y Minas.

En cuanto a impuestos diferidos, esta situación ocurre cuando, para propósi­tos fiscales, el momento de realización de un hecho eco­nómico es diferente a la fecha de su causación contable. Como consecuencia, surgen diferencias entre la utilidad contable y la renta líquida fiscal, a las cuales se les denomina diferencias tempo­rales y son la causa de acti­vos y pasivos diferidos. Las diferencias temporales ter­minan cuando se recupera el activo o el pasivo que las generó. El pasivo o activo por impuestos diferidos re­presenta el incremento o la disminución en los impuestos que se pagarán o dejarán de pagarse en períodos fiscales futuros como resultado de diferencias temporales y pér­didas amortizables en los años siguientes.

En Colombia, podrían definirse las siguientes ca­tegorías principales de diferencias temporales, que cau­san una contabilización de impuesto diferido:

1. Gastos o pérdidas deducidos para efectos de la renta líquida gravable con anterioridad a su deducción para propósitos contables y financieros. Por ejemplo, el empleo de alguna clase de depreciación acelerada para la determinación de la base gravable y el método de línea recta para la contabilidad.

2. Ingresos o ganancias incluidos en la declaración de renta en períodos posteriores al de su registro con­table. Tal es el caso de la renta bruta en ventas a pla­zos, que para efectos fiscales se relaciona con los in­gresos efectivamente recibidos y para efectos contables su causación se realiza en el momento en que nazca el derecho al cobro, aunque este no se haya realizado.

3. Gastos o pérdidas deducidos fiscalmente, con pos­terioridad a su de­ducción de las utilidades contables, como en el caso de los impuestos diferentes a renta que sólo se deducen los efectivamente pagados más no los estimados para la vigencia, aunque se paguen en el futu­ro. Este hecho es muy común en el impuesto de industria y comercio en aquellos municipios cuyo período fiscal es de un año.

Los pasivos por impuestos diferidos se evalúan al cierre de cada período conta­ble, para ajustar su saldo teniendo en cuenta los cambios en las partidas de las diferencias temporales acumuladas, las modificaciones a la tarifa del impuesto sobre la renta y complementarios y a otros cambios en la legislación tributaria.


< Atrás / Capítulo anterior / Índice del libro / Índice del capítulo Capítulo siguiente / Adelante >