Esta clase de activos comprende el conjunto de bienes inmateriales representados en derechos, privilegios o ventajas de competencia que son valiosos porque contri­buyen a un aumento en los ingresos o utilidades de la empresa, por medio de su empleo; estos derechos se com­pran o se desarrollan en el curso normal de los negocios. y, por regla general, son objeto de amortiza­ción gradual durante la vida útil estimada.

Un activo intangible es aquel que posee una larga vida útil, es necesario para las operaciones del nego­cio, no está para la venta y que no posee cualidad físi­ca alguna. Se clasifican dentro de ésta categoría las patentes, los derechos de autor, las marcas registradas y nombres de fábrica, las franquicias, la plusvalía o Good will y el know how, entre otros. La amortización de los activos intangibles se hace uniformemente, por regla general o basado en un prorrateo lineal. Aun­que en la práctica se favorece éste último método, hay algunos intangibles que, al analizarlos, parecen proporcionar un beneficio mayor en los primeros años de sus vidas que en los últimos. En tales casos podrá justificarse el uso de un método de amortización acelerada.

Dentro de este grupo se incluyen conceptos tales como:

Patentes: Son derechos exclusivos concedidos por el estado a un inventor, permitiéndole controlar la manu­factura, venta u otro uso de su invento por un período de tiempo específico. Las patentes se registran por su costo de adquisi­ción. Cuando se compra una patente se registra en los libros del comprador por su precio de compra; cuando se desarrolla, a través de investigacio­nes propias, el costo incluye sólo el valor de obtener el certificado de la misma, así como los honorarios le­gales de la gestión. Los honorarios por demandas, en caso de violación de derecho de patentes, se agregan a su costo si se obtiene éxito en la defensa del caso; de otra forma, se cargan a gastos del ejercicio, lo mismo que las erogaciones de experimentación y desarrollo, relacionadas con el producto.

Derechos de autor: Es un derecho exclusivo que concede un gobierno, permi­tiendo al autor, compositor o artista publicar, vender, conceder licencia o contro­lar de cual­quier otra forma un trabajo científico, literario, musi­cal o artístico. El costo que se asigna a los derechos de autor se compone de los cargos necesarios para esta­blecer los derechos o por el precio pagado, cuando se adquieren mediante compra.

Marcas registradas y nombres de fábrica: Al igual que los símbolos, logo­tipos, rótulos y diseños distintivos, los derechos de marca son importantes para las empresas que dependen de que el público demande masivamente sus pro­ductos. Por medio de las marcas, un producto particu­lar se distingue de sus competidores. El costo de una marca de fábrica está constituido por los gastos necesa­rios para registrarla o por el precio de compra, cuando se adquiere a terceros.

(Continúa)


< Atrás / Capítulo anterior / Índice del libro / Índice del capítulo / Capítulo siguiente / Adelante >