Un activo es un recurso controlado por la microempresa como resultado de sucesos pasados, del que se espera obtener, en el futuro, beneficios económicos [2.16 (a)].

De manera global, el activo se define como el conjunto de cuentas que re­presenta bienes y derechos tangibles e intangibles de propiedad del ente económico y que, en la medida en que sean utilizados, pueden ser fuente potencial de benefi­cios presentes o futuros.

El saldo de las cuentas que integran el activo es de natura­leza débito, con excepción de las provi­siones, las depre­ciaciones, el agotamiento y las amor­ti­zaciones acumuladas, que deben ser deducidas, de manera se­parada, en los corres­pondientes grupos de cuentas.

A grandes rasgos, el activo puede ser clasificado como corriente y no corriente, de acuerdo a la expecta­tiva de realización en el tiempo que se tenga de cada una de las cuentas que lo conforman. Sin embargo, dadas las características de cada una de dichas cuentas, para efectos de su análisis la clasificación de los activos se amplió, en primer lugar, a tres grandes grupos: ac­tivo corriente, activo fijo y cargos diferidos; y, pos­teriormente, debido a la propensión de las empresas para invertir en otras empresas, con el objetivo de ejercer control sobre ellas, surgió la necesidad de extender esta clasificación a cuatro segmentos: activo corriente, activo fijo, inversiones a largo plazo o inversiones permanentes y cargos diferidos. Por último, el grupo de activos fijos, que incluía tanto activos tangibles como intangibles, fue segregado quedando, en consecuencia, la siguiente clasificación del activo:

Activo corriente
Inversiones permanentes
Activo fijo
Intangibles
Diferidos

En nuestro país —desafortunadamente— el decreto reglamentario de los principios o normas de contabilidad generalmente acepta­das en Colombia, no se ocupa de clasificar de manera alguna las diversas cuentas que conforman el estado finan­ciero denominado situación financiera. Por ello, en este tex­to se empleará la clasificación aquí presentada.

Una microempresa reconocerá un activo en el estado de situación financiera cuando: (a) sea probable que del mismo se obtengan beneficios económicos futuros para la microempresa y, (b) el activo tenga un costo o valor que pueda ser medido con fiabilidad [2.28].

Por el contrario, no se reconocerá un derecho contingente como un activo, excepto cuando el flujo de beneficios económicos futuros hacia la microempresa tenga un alto nivel de certeza [2.29].

 

 

 

 

 

 


< Atras / Capítulo anterior / Índice del libro / Índice del capítulo / Capítulo siguiente / Adelante >