El BIS comprende la implementación de programas de entrenamiento a todo el personal con el objetivo de transmitir su parte de responsabilidad en el Scanning System y la forma de presentación de los informes finales, los cuales deberán ser sistemáticos por los viajeros permanentes y puntuales para el resto del personal. Este sistema involucra el diseño de un sistema de información externa, que raye la excelencia, para conocimiento de ejecutivos y empleados de alto nivel, con resúmenes de fácil asimilación y que eviten el exceso de cifras que puedan desviar la atención de los puntos críticos o señales captadas. El Bussines Intelligence System abarca en segundo lugar, un Monitoring System o sistema de recepción orientada que contempla los mismos parámetros del BIS, pero en un esfuerzo dirigido a un campo específico de interés, como puede ser, por ejemplo, el área de inventarios, o el control de calidad. Es decir el Monitoring System es mucho más especializado que el Scanning, el cuál abarca la generalidad del entorno del negocio.

Pero el éxito en el programa radica en su concepción, en la definición de los temas prioritarios sobre los cuales se desea captar señales y controlar su evolución y en el sistema de información; en esa capacidad de selección y síntesis en los datos recolectados; así como en la asignación de responsabilidades de emisión y recepción de las conclusiones. El adoptar la técnica del Bussines Intelligence System conduce a la transformación de la empresa, que es, en últimas, lo que se pretende con cualquier estrategia gerencial.

Hoy día, con el avance de la informática y los sistemas tecnológicos de almacenamiento de datos el concepto gerencial anteriormente analizado ha sido transformado en una plataforma de servicios denominado, también, Business Intelligence que se ofrece como una solución para entregar a los usuarios medios que faciliten el acceso a una gran cantidad de información que, una vez tabulada y transformada, se convertirá en valioso soporte para la toma de decisiones mediante una visión “inteligente” del negocio.

El primer paso para mejorar las decisiones que se toman en una empresa es la consolidación y análisis de datos, tanto históricos (internos) como externos. “Comprender el comportamiento de los clientes, las tendencias del mercado y la incidencia de cada una de las decisiones sobre la efectividad financiera y operativa puede crear ventajas frente a la competencia y generar reacciones fundamentales en forma de iniciativas de marketing, ventas o de servicio al cliente”.

Los sistemas de Business Intelligence convierten los datos sin depurar en información valiosa y las simples anotaciones en capacidad de decisión. El beneficio del conocimiento se refleja en cada una de las decisiones que se toman garantizando, con ello, la supervivencia y el éxito de su empresa.

Básicamente existen dos clases de plataforma para el manejo de un sistema inteligente de negocios. Una, dirigida a soluciones corporativas, se le cono ce como Data Warehouse y, otra, para entornos departamentales o seccionales, denominada Data Mart, las cuales proporcionan utilidades tales como generación de informes estándar y la posibilidad de realizar análisis multidimensionales llegando, incluso, hasta la realización de la llamada "minería de datos", con técnicas estadísticas y de inteligencia artificial.

En el fondo, el moderno Businees Intelligence se ha convertido en una herramienta de mercadeo y posicionamiento de la empresa, por lo cuál su enfoque se dirige a la recopilación de información sobre la clientela, definiendo perfiles precisos tales como deseos, necesidades y patrones de compra, entre otras cosas. Business Intelligence analiza e interpreta grandes cantidades de información sobre demografía, historial de compra, ventas y servicios adicionales, llamadas de servicio y transacciones en línea, clasificando los datos así obtenidos para desarrollar estrategias basadas en la realidad de la empresa y su entorno.

 

<< Página anterior de éste artículo