Con escasas excepciones, todos los conceptos de ingresos y de gastos, distintos de las partidas que conforman el superávit no realizado, deben reflejarse en las cuentas del estado de resultados. Sin embargo, subsisten unos pocos ejemplos en los que la ley o los estatutos de la empresa permiten que se registren directa­mente en el patrimonio partidas de ingresos o de gastos.

Ejemplos de dichos conceptos pueden ser la prima en colocación de acciones, algunas clases de donaciones y la cancelación del fondo de comercio o crédito mercantil como se le denomina en nuestra legislación.

 

 

 

 

 

 

 

 


 < Atrás / Capítulo anterior / Índice del libroÍndice del capítulo Capítulo siguienteAdelante >