Pueden definirse como aquellos derivados de la operación propia de la empresa que, por su materialidad y naturaleza inusual, ameriten se les presente en forma independiente, con el propósito de ofrecer una mejor lectura e inter­pretación de los resultados del ejercicio. Se diferencian de los resultados extraordinarios porque pueden ser o infre­cuentes o inusuales, pero no ambas cosas simultá­nea­mente, como si ocurre con dichos resultados extraordinarios. Ejemplos de resultados excepcionales pueden ser:

a)  Cancelaciones contables anormales de existencias y productos en tránsito, así como de gastos de investigación y desarrollo.

b)  Provisiones para pérdidas anormales en contratos a largo plazo.

Como ya se ha dicho, ésta clase de partidas se registran en las cuentas operacio­nales de la empresa, es decir, para determinar la utilidad antes de impuestos y partidas no operacionales.

 

 

 

 

 


 < Atrás / Capítulo anterior / Índice del libroÍndice del capítulo Capítulo siguienteAdelante >