En razón a las conciliaciones entre la utilidad contable y la renta líquida fiscal, normalmente la provisión para el impuesto de renta y complementarios no se obtiene directamente de aplicar la tarifa correspondiente al beneficio contable pues ella proviene de otra base —en muchos casos por aplicación del sistema de renta presuntiva— razón por la cual debería incluirse una nota a los estados financieros para aclarar la razonabilidad de su monto.

Además, los ajustes necesarios en las provisiones para impuestos de renta y complementarios de ejercicios anteriores, así como el importe de los reintegros de impuestos exigibles por la empresa como consecuencia de pagos indebidamente realizados y el aumento o disminución de los pasivos por impuesto diferido, respecto de los activos y pasivos por impuesto diferido anteriormente generados, salvo que dichos saldos se hayan originado como consecuencia de una transacción o suceso que se hubiese reconocido directamente en una partida del patrimonio neto se acostumbran a incluir dentro de la provisión del año corriente, en el que se efectúan tales ajustes.

 

 

 

 

 

 


 < Atrás / Capítulo anterior / Índice del libroÍndice del capítulo Capítulo siguienteAdelante >