Si la microempresa utiliza el sistema de juego de inventarios o método especulativo de cuenta doble o de determinación global del resultado con desglose de la cuenta de mercancías, sugerido en el capítulo correspondiente a inventarios del presente texto, la adquisición de materiales, materias primas y materiales y suministros se contabilizarán como compras del periodo y el costo de ventas se determinará por el sistema de inventario periódico, una vez realizado el respectivo conteo físico de los inventarios en existencia. [8.10]

Consecuentemente con la observación contenida en el párrafo anterior, los descuentos por pronto pago, otorgados por proveedores de bienes y servicios deberían contabili­zarse y presentarse como un menor valor de las compras y no como un ingreso financiero. Sin embargo, en nuestro país es práctica generalizada el registro contable dentro del rubro de ingresos no operacionales de éste tipo de descuentos, sin que importe la distorsión que se genera para el análisis eco­nómico y financiero de la empresa.

Debe recordarse que un descuento no es propia­mente un ingreso, por cuanto la utilidad que él genere sólo se realizará en el momento en que se venda el producto, con un margen de ganancia estimado como la diferencia entre el precio de venta y su costo neto, es decir valor de compra menos descuentos condicionados y no condi­cionados otorgados en el momento de la negociación.

Acudiendo nuevamente a la NIIF para Pymes, de acuerdo a la licencia incorporada en el numeral 2.2 de la norma para microempresas (“… No obstante lo anterior, las microempresas podrán utilizar, de acuerdo con las circunstancias, bases de medición que estén incluidas en las NIIF o en la NIIF para PYMES…”), aquella señala en el párrafo 13.6 que “Los costos de adquisición de los inventarios comprenderán el precio de compra, los aranceles de importación y otros impuestos (que no sean recuperables posteriormente de las autoridades fiscales), el transporte, la manipulación y otros costos directamente atribuibles a la adquisición de las mercaderías, materiales o servicios. Los descuentos comerciales, las rebajas y otras partidas similares se deducirán para determinar el costo de adquisición”.

Por su parte, los descuentos por volumen (rappels), como su nombre lo indica, corresponden a descuentos por fuera de factura que se otorgan por el cumplimiento de ciertas metas en las cantidades adquiridas y que puede tomar la forma de escalonamiento en la medida en que se vayan superando niveles o volúmenes de compras. En el momento en que la microempresa logre uno de dichos objetivos comerciales, el descuento constituirá un menor valor de las adquisiciones (crédito) y también un menor valor de la cuenta por pagar al proveedor que otorga el beneficio comercial (débito). En este caso específico de descuentos por volumen, el IVA causado también se ve afectado, disminuyendo el valor descontable (crédito), en la cuenta corriente del gravamen, y debitando, simultáneamente, el valor a pagar al suministrador del bien o servicio.


 < Atrás / Capítulo anterior / Índice del libroÍndice del capítulo Capítulo siguienteAdelante >