Gastos son las disminuciones en los beneficios económicos, producidos a lo largo del periodo contable, en forma de salidas o disminuciones del valor de los activos, o bien de surgimiento a aumento de los pasivos, que dan como resultado disminuciones en el patrimonio, y no están relacionados con las distribuciones realizadas a los propietarios del patrimonio. [2.18 (b)]

Esta clase de cuentas agrupa los cargos operativos y financieros en que incurre el ente económico en el desarrollo del giro normal de su actividad en un ejercicio económico determinado.

Como en el caso de los ingresos, en concordancia con el principio de realización se registran, con cargo a las cuentas del estado de resultados, los gastos causados, aunque se encuentren pendientes de pago. Se entiende causado un gasto cuando nace la obligación de pagarlo, aunque no se haya hecho efectivo el pago. Al final del ejercicio contable, las cuentas de gastos se cancelan con cargo a pérdidas o ganancias, con el propósito de determinar los resultados del período.

El reconocimiento de los gastos ocurre simultáneamente con el reconocimiento de la disminución en los activos o del aumento en los pasivos, si se puede medir con fiabilidad. [2.33]

Los gastos se contabilizan en moneda nacional, es decir en pesos, de tal manera que las transacciones en moneda extranjera u otra unidad de medida, sean reconocidas en pesos utilizando la tasa de conversión (tasa de cambio o UVR), aplicable a la fecha de su ocurrencia, de acuerdo con el origen de la operación que los genera.

Los gastos pueden ser clasificados en gastos opera­cionales de administración, gastos operacionales de distribución o ventas y gastos o costos de producción.

 

 


< Atrás / Capítulo anterior / Índice del libroÍndice del capítulo Capítulo siguienteAdelante >