En esta clase de cuentas de ingresos de operación se registran aquellos ingresos accesorios y complementarios que se producen con cierta regularidad en la empresa, pero no forman parte de su objeto social principal. Las contrapartidas de estas cuentas cuando quedan pendientes de cobro suelen ser cuentas por cobrar, deudores varios. Entre los ingresos de gestión más comunes se pueden citar:

Resultados de operación en común: Utilidad o pérdida que corresponde a la empresa como partícipe no gestor de las operaciones o cuentas en participación.

Ingresos por arrendamientos: Los devengados por el alquiler o arrendamiento operativo de bienes muebles o inmuebles cedidos para el uso o la disposición por terceros.

Ingresos de propiedad industrial cedida en explotación: Cantidades fijas y variables que se perciben por la cesión en explotación, del derecho al uso, o la concesión del uso de las distintas manifestaciones de la propiedad industrial.

Ingresos por comisiones: Cantidades fijas o variables percibidas como contraprestación a servicios de mediación realizados de manera ocasional.

Ingresos por servicios al personal: Ingresos por servicios varios, tales como cafetería, transporte o vivienda, entre otros, facilitados por la empresa a su personal.

Ingresos por servicios diversos: Los originados por la prestación eventual de ciertos servicios a otras empresas o particulares como, por ejemplo, transporte, reparaciones, asesorías, informes.


< Atrás / Capítulo anterior / Índice del libroÍndice del capítulo Capítulo siguienteAdelante >