También como política, pero esta vez de desestímulo a ciertas actividades, los gobiernos limitan las posibilidades de deducciones para algunos costos o gastos en que se incurre, o bien irregularmente o bien en exceso a límites razonables desde el punto de vista comercial y económico, y aunque ellos se encuentren debidamente registrados en los libros de contabilidad del contribuyente. Tal es el caso de los intereses por mora en el pago de los impuestos legalmente a cargo que, al convertirse en una sanción, mal podrían ser aceptados como deducción.

En otros casos, la no deducibilidad de costos y gastos se impone ante el desconocimiento de requisitos exigidos por ley, como pueden ser la retención en la fuente cuando se esté obligado a practicarla, el pago del impuesto de timbre, o el no exigir el cumplimiento de formalidades en documentos oficialmente regu­lados, tales como la factura de venta. A título ilustrativo, se transcriben a continuación algunos casos de costos y gastos no deducibles:

• Costos originados en pagos realizados a vinculados económicos no contribuyentes

• Compras efectuadas a quienes la administración de impuestos nacio­nales hubiere declarado como proveedor ficticio o insolvente.

• La causación de los impuestos de industria y comercio, vehículos, regis­tro y anotación y timbre (sólo son deducibles los impuestos mencio­nados que efectivamente se hayan pagado durante el año)

• Los intereses pagados a personas o entidades diferentes a aquellas vigi­ladas por la Super­inten­dencia bancaria y que excedan de la tasa más alta que se haya autorizado cobrar a los estable­cimientos bancarios

• El componente inflacionario de los intereses y demás costos y gastos financieros incluido el ajuste por diferencia en cambio, para quienes no estén sometidos al sistema integral de ajustes por inflación

• Los costos o deducciones por expensas en el exterior que excedan del quince por ciento de la renta líquida computada antes de descontar tales costos o deducciones, con algunas excepciones

• Intereses y demás costos y gastos financieros, incluida la diferencia en cambio por concepto de deudas que por cualquier concepto tengan las agencias, sucursales, filiales o compañías que funciones en el país para con sus casas matrices extranjeras o agencias, sucursales o filiales de las mismas con domicilio en el exterior, con algunas excepciones contem­pladas en el estatuto tributario

• Pérdidas por enajenación de activos a vinculados económicos o a socios o por enajenación de acciones o cuotas de interés social, Bonos de Financiamiento Presupuestal o Bonos de Finan­ciamiento Especial

• Provisión para el impuesto de renta y com­plementarios

Cada empresa en particular debe determinar las limitaciones de los costos y gastos no deducibles, pues la lista aquí incluida no es exhaustiva y, además, porque habrá casos de requisitos formales que no pueden generalizarse.

 

 

 

 

 

 < Atrás / Capítulo anterior / Índice del libroÍndice del capítulo Capítulo siguienteAdelante >