1

Clasificación del activo (I)

 

 

 

2. CLASIFICACIÓN DEL ACTIVO (I)

 

 

2.1 INTRODUCCIÓN

 

De acuerdo al decreto 2650 de 1993 y demás normas regla­men­tarias, el activo se define como el conjunto de cuentas que re­presentan bienes y derechos tangibles e intangibles de propiedad del ente económico y que, en la medida en que sean utilizados, pueden ser fuente potencial de bene­fi­cios presentes o futuros. Comprende los siguientes gru­pos:

Código

Nombre de la cuenta

11

Disponible

12

Inversiones

13

Deudores

14

Inventarios

15

Propiedades, planta y equipo

16

Intangibles

17

Diferidos

18

Otros activos

19

Valorizaciones

 

El saldo de las cuentas que integran el activo es de natura­leza débito, con excepción de las provi­siones, las depre­ciaciones, el agotamiento y las amor­ti­zaciones acumuladas, que deben ser deducidas, de manera se­parada, en los corres­pondientes grupos de cuentas.

A grandes rasgos, el activo puede ser clasificado como corriente y no corriente, de acuerdo a la expecta­tiva de realización en el tiempo que se tenga de cada una de las cuentas que lo conforman. Sin embargo, dadas las características de cada una de dichas cuentas, para efectos de su análisis la clasificación de los activos se amplió, en primer lugar, a tres grandes grupos: ac­tivo corriente, activo fijo y cargos diferidos; y, pos­terior­mente, debido a la propensión de las empresas para invertir en otras empresas, con el objetivo de ejercer control sobre ellas, surgió la nece­sidad de ampliar esta clasificación a cuatro segmentos: activo corriente, activo fijo, inversiones a largo plazo o inversiones permanentes y cargos diferidos. Por último, el grupo de activos fijos, que incluía tanto activos tangibles como intangibles, fue segregado quedando, en consecuencia, la siguiente clasificación del activo:

Activo corriente

Inversiones permanentes

Activo fijo

Intangibles

Diferidos

Otros activos

 

En nuestro país —desafortunadamente— ni el Plan Único de Cuentas ni el decreto 2649, reglamentario de los principios o normas de contabilidad generalmente acepta­das en Colombia, se ocupan de clasificar de manera algu­na las diversas cuentas que conforman el estado finan­ciero denominado balance general. Por ello, en este tex­to se empleará la clasificación aquí presentada, no sin antes advertir que existe una clasifi­cación adicional, de especial interés en economías inflacionarias: acti­vos monetarios y activos no monetarios.

 

Página siguiente

Introducción

Activo corriente

Disponible

Inversiones temporales

Deudores

Inventarios

Gastos anticipados

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

Posgrados

Principal

 

 

 

 

 

DERECHOS RESERVADOS Ó Copyright 2001 Por César A. León Valdés