17

CLASIFICACIÓN DE LOS COSTOS

 

 

17. CLASIFICACIÓN DE LOS COSTOS I (III)

17.3 DEPRECIACIÓN

Existen en Colombia, diferentes métodos para calcular la alícuota de de­pre­cia­ción que debe ser cargada al costo de un producto. Tanto la legislación fiscal como la contable aceptan los sistemas de línea recta y de saldos decrecientes y adicionalmente el estatuto mercantil habla de los métodos conocidos como suma de los dígitos de los años, unidades de producción y horas de trabajo, los cuales no pueden ser aceptados para fines tributarios sin previa autorización de la Sub-dirección de Fiscalización de la administración de impuestos, mediante solicitud hecha por lo menos con tres meses de anticipación a la iniciación del ejercicio contable en el cual vayan a ser empleados. Además de los anteriores métodos, existen otros, tales como el de valor actual, fondo de amortización, tasación directa y "como nuevo", entre otros. El sistema de fondo de amortización fue aceptado como un método de reco­nocido valor técnico por La Superintendencia de Socie­dades en el año de 1.987, entidad que por aquél entonces dictaminaba sobre los métodos de reconocido valor técnico para propósitos de los registros contables y sobre los principios de contabilidad generalmente aceptados en Colombia.

Partiendo de la base de que la depreciación "es un sistema de contabi­lidad que aspira a distribuir el costo u otro valor básico del capital tangible del activo, sobre la vida útil de la unidad de un modo racional y sistemático" (American Institute of Accountants) se puede deducir que, desde que se haga de una forma racional y sistemática y siempre teniendo en cuenta la vida útil del activo, cualquier sistema de depreciación servirá, pues lo importante es distribuir el costo del activo, entre el número de años que se considera que el activo será productivo.

Otra cosa es cuando se tiene un objetivo específico en mente, como el efecto fiscal por ejemplo, en el cual puede ocurrir que para la empresa sea más ventajoso obtener mayores deducciones por depreciación, pero para el estado será mejor alícuotas bajas, que representarían una mayor utilidad gravable.

Pero, independientemente sobre "que es mejor" o que beneficia más a una de las partes, ningún sistema de depreciación es preciso, ni aún el de línea recta, pues se sabe de empresas que tienen funcionando maqui­naria desde hace más de cincuenta años y ellas fueron depreciadas en un lapso de 10 períodos.

Página siguiente

Introducción

Descuentos sobre compras

Depreciación

Método línea recta

Saldos decrecientes

Doble decreciente

Cinco veces tasa decreciente

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

Posgrados

Principal

 

 

 

 

 

DERECHOS RESERVADOS Ó Copyright 2001 Por César A. León Valdés