4

Clasificación del  pasivo (I)

 

 

4. CLASIFICACIÓN DEL PASIVO I (I)

 

 

4.1 INTRODUCCIÓN

 

El pasivo, por definición expresa del decreto 2650 de 1993, es el conjunto de cuentas que representa las obligaciones contraídas por el ente eco­nómico en desa­rrollo del giro ordinario de su actividad, pagaderas en di­nero, bienes o en servicios. Las cuentas que integran esta clase tendrán siempre saldos de natura­leza crédito.

Los pasivos expresados en moneda extranjera el último día del mes o año, se ajustan con base en la tasa de cambio representativa del mer­cado a esa fecha, regis­trando tal ajuste como un mayor valor del pasivo con cargo a los resultados del ejercicio, salvo cuando deba activarse.

Los pasivos en UPAC o con pacto de reajuste regis­trados en el último día del período se ajustan con base a la cotización de la UPAC para esa fecha o en el respectivo pacto de reajuste, contabilizándolo como mayor valor del pasivo, con cargo a los resultados del ejercicio, salvo cuando deba activarse.

Los pasivos que deban ser cancelados en especie o servicios futuros se deberán ajustar por inflación.

Al pasivo, en líneas generales, se le ha clasifi­cado en dos grandes grupos: pasivo corriente y pasivo a largo plazo. La anterior clasificación es ade­cuada para los pasivos reales, que pueden ser, a su vez, pasivos determinados o pasivos estimados, también denominados provisiones.

De otra parte, pueden existir pasivos contingentes que, por definición, son aquellos que pueden llegar a convertirse o no en pasivos reales pu­diendo ser, también, determinados o estimados.

Página siguiente

Introducción

Pasivo corriente

Obligaciones financieras

Proveedores

Cuentas por pagar

Impuestos, gravá­menes y tasas

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

Posgrados

Principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DERECHOS RESERVADOS Ó Copyright 2001 Por César A. León Valdés