1.

NATURALEZA DE LOS AJUSTES

 

1. NATURALEZA DE LOS AJUSTES POR INFLACIÓN

 

 

1.1 INTRODUCCIÓN I

Desde 1986 en Colombia se comenzó a evaluar el impacto que estaría produ­ciendo la inflación en los resultados finan­cieros de las empresas y sobre la forma en que podría ser calculado dicho efecto, para poder identificar con algún grado de certeza las verdaderas utilidades del nego­cio y así desligar las ganancias nominales o puramente infla­cio­na­rias con el propósito que, sobre estas últimas, no se tributara ni ellas pudiesen ser distribuidas a título de dividendos.

Para cumplir con tal propósito, el gobierno nacional con­trató una misión de expertos extranjeros, para que dicta­minaran sobre la metodología a emplear en el país. Dicha misión recomendó al estado, básicamente, dos sistemas pa­ra el ajuste por inflación: uno, basado en una conta­bilidad de caja, que fue descartado rápidamente por cuanto el con­trol de las empresas se haría simplemente imposible; y el otro, denominado sistema integral de ajustes por inflación, que fue el que se adoptó oficialmente, a pesar de la reco­men­dación de la misión sobre un implan­tamiento pau­la­tino, dada la poco afortunada experiencia en otros países.

Pues bien, nuestros legisladores se lanzaron a la ta­rea de diseñar los pro­cedimientos que deberían aplicarse en el país. Pero, rápidamente se perdió de vista la filosofía básica de cualquier sistema de ajustes por inflación, la cuál no es otra que, como ya se mencionó, desligar el efecto de la inflación de las utilidades nominales, calculadas a costos históricos. Y se deslumbraron ante la posibilidad de aumen­tar los recaudos fiscales, bajo la premisa de que quién po­sea activos, cuyo valor aumenta por la pérdida del poder adqui­sitivo de la moneda, está ganando y que dicha ga­nan­cia debería pagar impuestos. Se olvidaron así que, aun­que efec­tivamente tales activos adquieren un mayor valor, este debería servir únicamente para calcular la depre­cia­ción y los costos y gastos del ejer­cicio (estimados sobre el valor ajustado del activo), que es el funda­mento de cual­quier sistema de ajustes por inflación.

Pero ante la perspectiva de mejorar los recaudos fiscales de la nación, continuaron dando forma a ésta errónea idea. Sin embargo, existía un problema difícil de resolver ¿Cómo se podría hacer legal y obligatorio ése incremento en las utili­dades?. Nada más práctico que ordenar la conta­bi­lización del resultado de los ajustes por inflación. De esta forma, dicha ganan­cia ficticia o virtual —por posesión de acti­vos— parecería una utilidad adicional y llegaría el mo­mento en que todo mundo se acostum­braría a la idea, sin oponerse.

Y tal parece que la estrategia arrojó los resultado deseados; porque extraña sobremanera que, ni los gremios de empresarios ni los profe­sionales de la contaduría pública se hayan pronunciado al respecto. Y esta actitud pudo haber sido com­pren­­sible hace unos años debido al poco cono­cimiento, sobre el tema, pero inexplicable hoy día.

Página siguiente

Introducción I

Introducción II

Índice de ajuste

PAAG 1992-2000

Partidas monetarias y no monetarias

Métodos de ajuste

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

Posgrados

Principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                 DERECHOS RESERVADOS Ó Copyright 1998 / 2001 Por César A. León Valdés