3.

ACTIVOS FIJOS II

 

3. AJUSTE A ACTIVOS FIJOS Y SUS DEPRE­CIACIONES

 

 

3.6 EFECTOS FISCALES DE LOS AJUSTES A ACTIVOS FIJOS

      Y CUENTAS DE ORDEN I

Como, para propósitos tributarios, los activos fijos representa­dos en propiedades, planta y equipo deben ser declarados por su costo fiscal, el cuál puede diferir —en ocasiones— del costo contable o de adquisición, se presenta una circuns­tan­cia conciliatoria entre la contabilidad y la de­claración de renta que, a su vez, causa un registro adicional en las llamadas cuentas de orden.

En efecto, el estatuto tributario ordena que los inmuebles, en primer lugar, deban ser declarados por su costo fiscal el cuál está constituido por los siguientes factores:

1.  El precio de adquisición;

2.  El costo de las construcciones, mejoras y repara­cio­nes locativas no deducidas;

3.  El valor de las contribuciones por valorización;

4.  El valor de los gastos e impuestos necesarios para poner el bien en con­di­ciones de utilización y los gastos financieros capitalizados;

5.  El valor de los reajustes fiscales originados en los ajustes permitidos con anterioridad a la vigencia del sistema integral de ajustes por inflación (1992);

6.  El valor de los ajustes por inflación aplicados volun­tariamente, antes del sistema integral de ajustes por inflación;

7.  El valor de los ajustes por inflación obligatorios, a par­tir del año de 1992.

Así las cosas, es muy probable encontrar que el costo fiscal de un bien inmueble sea superior al costo de adquisición básicamente como conse­cuen­cia de los reajustes fiscales permitidos con anterioridad a la entrada en vigencia del sistema integral de ajustes por inflación, los cuales eran voluntarios y operaban únicamente para fines de declara­ción de renta, motivo por el cuál, muchas veces, ni siquiera se contabilizaban.

Pues bien, a partir de 1992 las diferencias entre los valores declarados y los valores contabilizados —como las genera­das por los reajustes explica­dos en el párrafo anterior— empe­zaron a ser contabilizados en cuentas de orden. Sin embargo, es creencia común que, por el hecho de que el costo fiscal sea mayor que el costo contable, necesaria­mente se ge­nerará una mayor utilidad gravable, lo cuál es evidentemente falso, como se explica a conti­nua­ción.

Suponga un bien inmueble sobre el cuál se ha incurrido en los siguientes costos:

Valor de adquisición

5.000.000

Mejoras y reparaciones locativas

6.100.000

Contribuciones por valorización

1.950.000

Ajustes por inflación anteriores a 1992

1.685.000

Ajustes por inflación posteriores a 1992

4.326.230

Costo contable

19.061.230

MAS: Reajustes fiscales voluntarios

2.931.570

Costo fiscal

21.992.800

 

En éstas condiciones, la contabilidad mostrará los siguientes registros, si se tratase de un edificio:

151605

EDIFICIOS (1)

14.734.980

151699

AJUSTES POR INFLACIÓN

 4.326.230

 

Total costo contable

19.061.230

 

El valor de los reajustes fiscales, que es la única diferencia respecto de la contabilidad, estará registrado en cuentas de orden, así:

 

DÉBITO

CRÉDITO

8201XX Deudoras fiscales (2)

2.931.570

 

8501XX Dedudoras fiscales por contra

 

2.931.570

 

2.931.570

2.931.570

 

 (1) El ajuste por inflación aplicable voluntariamente con anterioridad a 1992, se contabilizaba como un mayor valor del respectivo activo e, inclusive, constituía base para el cálculo de la respectiva depreciación. Por tal motivo, en el registro contable no se puede determinar con claridad cada una de las partidas que componen el costo contable, con excepción de los ajustes practicados a partir de 1992, los cuales sí se registran en una cuenta indepen­diente (todas finalizadas en el código 99, en el nivel de seis dígitos establecido por el PUC).

(2)  Esta diferencia entre el costo fiscal y el costo contable es base para los ajustes por inflación fiscales.

Página siguiente

Método mensual

Procedimientos

Ejemplo de cálculo I

Ejemplo de cálculo II

Ejemplo de cálculo III

Efectos fiscales I

Efectos fiscales II

Activos fijos vendidos

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

Posgrados

Principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                   DERECHOS RESERVADOS Ó Copyright 1998 / 2001 Por César A. León Valdés