3.

ACTIVOS FIJOS II

 

3. AJUSTE A ACTIVOS FIJOS Y SUS DEPRE­CIACIONES

 

 

3.5 EJEMPLO DE CÁLCULO DE LA DEPRECIACIÓN CORRIENTE

      POR EL MÉTODO MENSUAL III

 

¿Pero, que ha ocurrido?. Sencillamente, las bases que se tomaron para calcular los ajustes, por ambos métodos, no son homogéneas. Cuando se ajusta el costo del activo, la base inicial es de $18.000.000 y cada mes, este valor se incre­menta con el resultado del ajuste. No parece existir ninguna razón para que, en el caso de la depreciación acu­mulada no se haga lo mismo; es decir, tomar 13.5 millones iniciales y a esta cifra acumularle los diferentes ajus­tes parciales de cada mes. El error está en adicionarle, ade­más de los ajustes por inflación, el monto de la alícuota de la depreciación corriente del período:

AJUSTE POR INFLACIÓN A LA DEPRECIACIÓN ACUMULADA

 

DEPRECIACIÓN

 

 

ACUMULADA

TASA / PAAG

AJUSTE MENSUAL

MES 1

13.500.000

1.48%

199.800

MES 2

13.699.800

3.34%

457.573

MES 3

14.157.373

3.34%

472.856

MES 4

14.630.229

2.25%

329.180

MES 5

14.959.409

2.61%

390.441

MES 6

15.349.850

2.15%

330.022

MES  7

15.679.872

2.05%

321.437

MES  8

16.001.309

1.88%

300.825

MES  9

16.302.134

0.88%

143.459

MES 10

16.445.593

1.00

164.456

MES 11

16.610.049

0.90%

149.490

MES 12

16.759.539

0.77%

129.048

 

 

 

3.388.587

 

Si se suman los diferentes ajustes parciales de cada mes se obtiene un resultado igual al ajuste calculado por el méto­do anual.

Pero, si la cuenta de depreciaciones acumuladas es una sola, ¿Cómo se logra no involucrar la depreciación corrien­te del mes, dentro de la depreciación acumulada? Muy sen­cillo, creando dos subcuentas dentro de la cuenta de de­pre­ciaciones acumuladas. Una servirá para registrar las depreciaciones acumuladas que vienen de períodos an­terio­res más sus correspondientes ajustes por inflación; y, la otra, servirá para contabilizar las depreciaciones que se causen mensualmente, bien sea sobre el costo histórico o sobre el costo ajustado por inflación. Al finalizar el año, las dos cuentas se consolidan en una sola y se convier­ten, ambas, en deprecia­ción acumulada de períodos anterio­res.

De esa forma, no se incurrirá en el error de ajustar sobre una base ficticia y podrá afectarse la cuenta de corrección monetaria en el valor que debe ser. Así se corrige una parte del problema, pero ¿qué pasa con la depreciación men­sual? ¿Por qué los resultados son diferentes por ambos mé­todos?

El principio es el mismo que se acaba de ver. Simple­men­te, las bases no son homogéneas. Al calcular la depre­cia­ción de un año, sobre el costo ajustado, se está recono­ciendo que el valor del activo estuvo por debajo de su costo real, durante doce meses. Entonces, se recalcula la deprecia­ción para doce meses, también. De otra manera, se asumiría que el costo del activo varía para un sólo mes, olvidando los períodos que ya han transcurrido. Así, por ejemplo, en febrero el costo del activo, ajustado por infla­ción, pasó a $18.876.498; sobre este valor se estimó una de­pre­ciación de $157.304 y ella se contabilizó en el mismo mes de febrero. Pero ¿qué pasa con enero? En este mes sólo se registraron $152.220 por concepto de depreciación del mes, cuando, en realidad, la depreciación para cada uno de los meses transcurridos ha debido ser de $157.304, se están que­dando $5.084 por contabilizar.

En otras palabras, lo que se quiere decir es que, al fina­lizar febrero, debería haberse cargado a gastos un valor equivalente a la depreciación del mes, pero acumulado, en este caso, para dos períodos; es decir $314.608. Y como ya se había contabilizado $152.220 en Enero, entonces, la diferencia entre $314.608 y $152.220 será el verdadero ajuste de febrero; o sea, $162.388 y no $157.304.

La depreciación de marzo, calculada sobre el costo ajustado del mismo mes fue de $162.558 y este mismo valor es el que ha debido con­tabilizarse en enero y en febrero. Como ello, de hecho, no se hizo así (por­que era imposible de hacer), entonces en marzo, el ajuste estará dado por la sumatoria de las diferencias entre $162.558 y los diferentes valores realmente registrados: $157.304 en cada uno de dichos meses. Debe re­cor­darse que en febrero ya se había efectuado un primer ajuste.

En consecuencia, la depreciación a contabilizar para marzo será de $173.066, cifra que sumada a $157.304 por dos meses arrojará la depre­ciación real acumulada para los tres períodos. Y así, para los diferentes meses, hasta diciem­bre.

Por ello, si se aplica la norma, tal y conforme está redac­tada, el resul­tado de ambos ajustes, por los métodos anual y mensual, es diferente, aunque se compensan entre ellos. Sin embargo, el registro contable se imputará en valores distintos a gastos y a corrección monetaria, lo que llevará a posibles interpretaciones erróneas de los estados financieros, aunque, se repite, la utilidad final no se vea afectada.

Al aplicar el ajuste en forma mensual, se debe tener especial cuidado en dos aspectos. Primero, la base para el cálculo del ajuste a la depre­ciación acumulada será siem­pre el saldo registrado en diciembre del año anterior, incre­men­tado, claro está, por los ajustes parciales que se vayan obteniendo cada mes. Lo que quiere decir que la deprecia­ción normal (ajustada o no) de cada mes, no hará parte de dicha base.

Y por otra parte, la depreciación que se calcule para un mes, obvia­mente sobre el costo ajustado del activo, se debe hacer en forma retros­pectiva para incorporar en el ajuste, propiamente dicho, los meses trans­curridos. Así, por ejemplo, el ajuste a la depreciación del mes de julio se debe hacer en dos pasos. Primero, calcular la depreciación del mes y una vez obtenido su valor, se debe multiplicar dicha cifra por siete (porque son siete meses los que han transcurrido hasta julio); el valor así calculado será la depre­ciación que debería estar contabilizada en julio. Como, ob­viamente, este acumulado no corresponderá a la realidad, entonces, como segundo paso, se compara el acumulado a julio con el acumulado a junio y la diferencia será el ver­dadero ajuste del mes.

Página siguiente

Método mensual

Procedimientos

Ejemplo de cálculo I

Ejemplo de cálculo II

Ejemplo de cálculo III

Efectos fiscales I

Efectos fiscales II

Activos fijos vendidos

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

Posgrados

Principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                   DERECHOS RESERVADOS Ó Copyright 1998 / 2001 Por César A. León Valdés