8.

PASIVOS

 

8. AJUSTE A LOS PASIVOS

 

 

8.2 INGRESOS DIFERIDOS

Ahora bien. como tal vez los únicos pasivos que se en­mar­quen en el concepto aquí discutido sean los ingresos diferidos o recibidos por anticipado, si ellos se llegaren a ajus­tar por inflación ¿qué pasará con tal ajuste, cuando se tengan que entregar los servicios o mercancías prometidas en venta?. Por ejemplo, si se tuviese un anticipo de ventas por valor de $1.000, el cuál se ajusta —únicamente para propósitos contables— en un 25 por ciento, registrando el resultado como un crédito en la misma cuenta y un débito a la cuenta de corrección monetaria; al cabo del tiempo se entrega la mercancía equivalente a los $1.000 y por lo tanto se debe causar el ingreso diferido, que ahora está re­gistrado por $1.250, trasladándolo al estado de resultados. El valor de dicho traslado ¿tendrá algún significado eco­nómico? ¿querrá decir que la compañía vendió $1.250 y no $1.000?.

De otra parte, ¿que representan los $250 que se conta­bilizaron como un gasto en la cuenta de corrección mone­taria, en el momento del ajuste al pasivo?. Nada... real­mente no tienen ningún significado. Por tal motivo, noso­tros opinamos que ninguna clase de pasivos es susceptible de ajuste por inflación y que los únicos ajustes aplicables son aquellos que tengan que ver con diferencia en cambio (devaluación o revaluación) y UPAC, para pasi­vos en mo­neda extranjera o en Unidades de Poder Adqui­sitivo Cons­tante, respectivamente.

Una discusión más amplia sobre la naturaleza mone­taria o no monetaria de los pasivos de ésta clase pue­de es­tudiarse en el capítulo de ACTIVOS DIFERIDOS, pues allí se explica la naturaleza de cada uno de ellos, en relación con la distinción que debe hacerse entre “gastos pagados por anticipado” y “cargos o activos diferidos” pues, de acuer­do a lo expuesto en ésta parte del libro, los ingresos di­feridos o recibidos por anticipado son equivalentes a los gastos pa­gados por anticipado. Y si no son ajustables estos últimos, ¿porque lo habrán de ser aquellos?

Un punto que si merece destacarse, es el relativo a la tasa de cambio de la moneda, para efectos del ajus­te por diferencia en cambio. Para todo lo relativo a activos o pasivos en moneda extranjera debe utilizarse la tasa pro­medio repre­sentativa del mercado certificada por la Super­intendencia Bancaria y no la tasa de refe­rencia del Banco de la República o la tasa oficial que ha dejado de tener vi­gencia para éstos efectos.

Finalmente, como el registro contable, para activos y pasi­vos de ésta índole, es el mismo que tradicionalmente se ha ve­nido empleando, debemos suponer que los ajustes genera­dos por deudas en moneda extranjera o UVR, ya se encuentran debidamente contabilizados en nuestro ejem­­­plo y, por lo tanto, no se realizará ningún asiento adi­cio­nal.

Página siguiente

Moneda extranjera, UVR o reajuste pactado

Ingresos diferidos

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

Posgrados

Principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DERECHOS RESERVADOS Ó Copyright 1998 / 2001 Por César A. León Valdés