9.

PATRIMONIO

 

9. AJUSTE AL PATRIMONIO

 

 

9.5 DIFERENCIAS FISCALES DE ACTIVOS NO MONETARIOS

Dentro de ésta categoría se incluyen aquellos mayores va­lores declarados como consecuencia de la diferencia exis­tente entre el costo fiscal y el costo contable. Los activos que, generalmente, producen ésta clase de diferencias, a su vez, pueden ser clasificados en dos grupos: 1) no mone­tarios y 2) monetarios

1. NO MONETARIOS

Como su nombre lo indica, corresponden a aquellos activos que ad­quieren un mayor valor por efecto del demérito en el poder adquisitivo de la moneda y, en consecuencia, son susceptibles de ser ajustados por inflación, aplicando los procedimientos incorporados, tanto en las normas conta­bles como en el Estatuto Tributario. Los activos de ésta clase más conocidos son:

a)  Propiedades, planta y equipo;

b)  Inversiones en acciones y aportes;

Los cuales, como se explicó en los capítulos correspondien­tes de ésta misma obra, relacionados con tales activos, pueden tener un costo fiscal di­feren­te al costo contable; hecho que conduce, en primer lugar, a que exista la obligación de contabilizar en cuentas de orden tal diferen­cia y, en segundo lugar, a practicar un ajuste por inflación adicional que da origen —también— a otro registro en cuentas de orden y, simultánea­mente, a una contrapartida cré­dito en la cuenta de corrección monetaria fiscal.

Pues bien, exactamente el mismo valor que constituye un monto superior del activo a declarar, es un mayor valor del patrimonio y, por lo tanto, se causará otro ajuste por infla­ción que debe registrarse como un débito en la cuenta de corrección monetaria fiscal y el cuál compensa, en un cien­to por ciento, el ajuste adicional de los activos no mo­ne­tarios.

Con un ejemplo se aclara el anterior planteamiento:

 

CONTABLE

FISCAL

Activos monetarios (1)

65.200

65.200

Inventarios  (2)

87.600

87.600

Propiedades planta y equipo (3)

144.500

167.800

Inversiones en acciones (4)

   3.700

   8.500

TOTAL PATRIMONIO BRUTO

301.000

329.100

MENOS: Pasivos (5)

-192.800

-192.800

TOTAL PATRIMONIO LIQUIDO

108.200

136.300

 

(1)   Básicamente compuestos  por el disponible, cuentas por co­brar y bonos, títulos y demás activos mobiliarios que no tengan un reajuste pactado o que sean inversiones de renta fija.

(2)   Normalmente —y con mayor razón a partir de 1995— la cuenta de inventarios no debería arrojar ninguna diferencia, frente al valor a ser incluido en la declaración de renta. Para una fundamentación más com­pleta vea el análisis en el capítulo correspondiente, bajo el título “efectos fiscales del ajuste a inventarios”.

(3)   La diferencia entre el costo fiscal de  propiedades, planta y equi­po y su costo contable debe aparecer registrado en cuentas de orden, así como el ajuste por inflación adicional que dicha di­feren­cia produce.

(4)   En éste caso, la diferencia entre lo contable y lo fiscal proviene de los reajustes voluntarios anteriores a 1991 y los ajustes por inflación en exceso que tales reajustes generaron desde 1992.

(5)   Para fines ilustrativos, en éste ejemplo se asume que la totalidad de las deudas y obligaciones constituyen pasivos aceptados fis­cal­mente. Este supuesto será retirado más adelante.

 

 

Esta compañía tendrá entonces que realizar los siguientes ajustes por inflación contables:

Ajustes contables

Propiedades, planta y equipo

144.500 X 25.00%

36.125

Inversiones en acciones y aportes

3.700 X 25.00%

925

Patrimonio

108.200 X 25.00%

-27.050

Saldo neto corrección monetaria

 

10.000

 

Y los ajustes por inflación fiscales:

Ajustes fiscales

Propiedades, planta y equipo

167.800 X 25.00%

41.950

Inversiones en acciones y aportes

8.500 X 25.00%

2.125

Patrimonio

136.300 X 25.00%

-34.075

Saldo neto corrección monetaria

 

10.000

 

Resultado que corrobora la tesis de que el exceso de ajustes por infla­ción proveniente de los mayores valores declara­dos, por concepto de activos no monetarios no produce ningún efecto sobre la renta líquida gravable, por cuanto el propio exceso de ajuste sobre el patrimonio, compensa y neu­traliza los resultados en la cuenta de corrección mone­taria fiscal, cosa que no ocurre cuando las diferencias en activos pro­vie­nen de cuentas monetarias, es decir, no sujetas a ajuste por inflación, como se explica en seguida.

Página siguiente

Patrimonio inicial

Corrección monetaria diferida

Aumentos o disminuciones

Efectos fiscales

Diferencias en activos no monetarios

Diferencias en activos monetarios

Pasivos y provisiones no aceptadas

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

Posgrados

Principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DERECHOS RESERVADOS Ó Copyright 1998 / 2001 Por César A. León Valdés