10.

COMPENSACIÓN DE PÉRDIDAS

 

10. COMPENSACIÓN DE PÉRDIDAS

 

 

 

Las normas sobre ajustes por inflación mantienen la oportu­nidad de com­pensar las pérdidas registradas en un ejercicio comercial, con las utilidades obtenidas en uno o más perío­dos siguientes, pero con un límite de cinco años. Dicha compensación —únicamente para efectos fisca­les— será sobre aquella pérdida obtenida, una vez se hayan efec­tuado los ajustes por inflación a los estados financieros.

Y sobre dicho valor (pérdida) se calcula un nuevo ajuste por el PAAG, cuyo resultado es la pérdida a com­pen­sar, ajustada por inflación. La suma, así obtenida, cons­tituye un gasto deducible de las utilidades líquidas fisca­les obteni­das en los cinco años siguientes.

Por ejemplo, si en el año de 1996 se generó una pérdida fiscal —des­pués de ajustes por inflación— de $5.650.000 y, posteriormente, en el año de 1997, se obtiene una utilidad ajustada por inflación de $8.000.000, en­tonces se podrá solicitar una deducción o compensación de $7.345.000, suponiendo un PAAG del treinta por ciento ($5.650.000 X 1.30). En este ejercicio se tomó el 30 por ciento completo para ajustar la pérdida fiscal, porque esta es la parte que le correspondería del ajuste realizado sobre el pa­trimonio líquido fiscal del año de 1997 (calculado con base en los saldos a 31 de diciembre de 1996, que incluían dicha pérdida) y cuya contrapar­tida crédito debe estar re­gis­trada en la cuenta de “Revalorización del Patrimonio”, según se estudió en el anterior capítulo.

Si en 1996 la utilidad hubiese sido, por ejemplo, de $3.000.000, entonces se compensarían $3.000.000 tomados de las pérdidas acumuladas y el saldo por compensar que­daría en $4.345.000, producto de sumar a la pérdida de $5.650.000 el valor del ajuste ($1.695.000) y restarle el valor com­pensado. Al año siguiente, si nuevamente se obtiene utilidad, esta vez de $4.000.000, se compensarán éstos cua­tro millones y quedará un saldo de pérdidas acumuladas de $1.648.500 ($4.345.000 más $1.303.500 menos $4.000.000)

Este beneficio tributario se encuentra incorporado al Es­ta­tuto Tributario en su artículo 351.

Página siguiente

 

 

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

Posgrados

Principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DERECHOS RESERVADOS Ó Copyright 1998 / 2001 Por César A. León Valdés