Temas de Clase

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia

 

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

 

Arrendamiento de equipo

7.2 ORIGEN DEL ARRENDAMIENTO DE EQUIPOS

En sus orígenes el Leasing fue un medio de venta eficaz para dar salida a productos, generalmente bienes de capital, que por sus altos costos eran prác­ticamente inaccesibles para quienes los requerían. Por ello, los pione­ros de la técnica fueron precisamente empresas como la Bell Telephone System, United States Shoes Machinery, International Cigar Machinery y la Interna­tional Business Machines (IBM), entre otras; todas pertenecientes al sector indus­trial de producción de maquinaria. Fue posterior­mente, hacia la década de los años sesenta, cuando nacieron los brokers lessors o agen­tes de leasing, quienes no eran productores pero contaban con los medios finan­cieros para adquirir los equipos que otras empresas no podían comprar. Entonces, estos agentes los ad­quirían y los arrendaban, simultá­nea­mente, a los industriales. Aquella primera actividad se denomina lea­sing industrial u operativo y, ésta última, leasing financiero.

Y he aquí la razón por la cual podría afirmarse que en Colombia no existe, en la práctica, leasing operativo: nuestro país no es productor de bienes de capital. Debe necesariamente importar la gran maquinaria requerida para su industria. Surge de esta manera el leasing import o leasing de importación, idea­do para países en de­sarrollo, mecanismo que, aunque suple las necesi­dades no cubiertas por el leasing operativo, tiene el inconveniente del incremento en los costos, por efecto de la devalua­ción. Normalmente, una compañía que opere este tipo de leasing no adquiere de contado el equipo para posteriormente arrendarlo, sino que lo financia mediante créditos exter­nos, por lo cual debe trasladar estos costos al usuario, encare­ciendo el servicio. Para resolver éste inconveniente se diseñó el leasing de marca, el cuál opera mediante la existencia de una oficina de representación o distri­bu­­ción —filial del fabricante— y que se encarga de efectuar los negocios a nombre de la casa matriz, pero no bajo la modalidad de venta en firme, sino como arren­da­miento pactado en pesos colombianos.

Esta es una forma de abrir mercados internacionales y de atraer inver­sión extranjera al país. Bajo esta modalidad de leasing, las rentas origina­das en contratos que se celebren directamente o por medio de com­pañías extran­jeras sin domicilio en Colombia, no pagan impuesto de renta ni de remesas siempre y cuando la operación sirva para financiar inversión en maquinaria y equipo destinada a procesos de exportación o a actividades que sean consi­deradas de interés eco­nómico y social para el país.

Existe otra alternativa para acceder a bienes de capital no producidos en el país. Se trata del leasing sindicado, que consiste en la alianza de varias com­pañías de financiamiento comercial —autorizadas para ade­lan­tar opera­ciones de arrendamiento de equipo— para comprar en firme el bien de capital y arrendarlo, ya sin riesgo cambiario, distribuyendo el valor del cánon en forma proporcional entre las compañías que intervinieron en la opera­ción. De esta manera se fracciona el riesgo y se dismi­nuye el costo del servicio. Esta modalidad es empleada en grandes operaciones: ferrocarriles, aviación o naves marítimas, pero  bien podría ser adaptada en menor escala para nuestro país. Además, las opera­ciones de leasing suelen separarse según la modalidad y según la clase de arrendamiento.

De acuerdo a la moda­lidad, se debe tener en cuenta el tipo de bien arrendado, las condiciones del contrato y el lugar de origen del activo. Así, por ejemplo, existe el leasing financiero y el leasing operativo; el contrato de lease back o retroarriendo, mediante el cuál el proveedor y el locatario son la misma persona; el leasing inmobiliario, que hace referencia a un inmueble productivo; el leasing de importación ya reseñado; y el leasing de exportación. Finalmente, según la clase de arrendamiento existe el leasing de automóviles; el ya mencionado leasing inmobiliario, el sublease, que consiste en un subarrendamiento del bien con el consentimiento de la compañía de leasing; el master lease, mediante el cuál la compañía de financiamiento comercial abre una línea de crédito hasta un límite pre­deter­minado, con el propósito de que el arrendatario o usuario acceda a los equipos requeridos en la medida en que lo estime conveniente o ne­ce­sario, sin necesidad de tramitar solicitud alguna; y, el leasing para tele­co­muni­caciones, destinado a empresas dedicadas a dicha actividad y reglamentado especialmente por el gobierno nacional.

Página siguiente

Derechos Reservados Ó Copyright César A. León Valdés

Arrendamiento de equipo

Introducción

Origen arrendamiento de equipos

Aspectos contables y fiscales – Leasing operativo

Aspectos contables y fiscales – Leasing financiero

Efecto del leasing en el ahorro de las empresas

Cálculo del ahorro Leasing operativo I

Cálculo del ahorro Leasing Operativo II

Cálculo del ahorro Leasing Financiero I

Cálculo del ahorro Leasing Financiero II

Cálculo del ahorro Leasing Financiero III

Cálculo del ahorro Leasing Financiero IV

Leasing Financiero - Raiz enésima

Leasing Financiero – Suma de los dígitos

Leasing Financiero – Método modificado

Resumen

 

 

 

 

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia