Temas de Clase

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia

 

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

 

11. Flujos de Caja

11.14 CONCLUSIONES II

Desde el punto de vista del crédito ordinario, en forma por demás categórica se demuestra que el método de depreciación acelerada, denominado raíz enésima, es el que proporciona el mayor ahorro total, al causar un 58 por ciento del valor fijado como objetivo, hecho que ratifica la importancia de cambiar —de manera inmediata— el método de depreciación utilizado para propósitos fiscales, así se tenga que solicitar autorización ante la Dirección de Impuestos Nacionales (DIAN).

También se quiere llamar la atención sobre el hecho de que , en tanto exista el sistema integral de ajustes por inflación, el método de deprecia­ción contable no debería ser el de línea recta, sino el propuesto en éste texto y denominado “método modificado de depreciación decreciente”, el cuál generaría unas diferencias con una curva más suave —a lo largo de la vida útil del respectivo activo— frente al método acelerado de raíz enésima que, como se ha demostrado, debe ser el sistema tributario de depreciación. De ésta manera, se optimizarían los resultados, tanto fiscales como contables  o comerciales.

Finalmente, vale la pena —también— indagar acerca de los resultados obtenidos cuando, a cambio de adquirir el activo, se adelanta una operación de leasing o arrendamiento de equipos. Con excepción del leasing financiero (el cuál contablemente se asemeja al registro que se haría de adquirir directamente el bien) cuando se emplea el método de depreciación de raíz enésima, que genera un ahorro equivalente al 51 por ciento, todas las combinaciones de leasing, operativo o financiero, conducen a unas tasas de ahorro total muy pobres, hecho que —en cierta medida— contradice el beneficio tributario que se anuncia como promoción, por parte de las compañías de financiamiento comercial que realizan ésta clase de operaciones.

Así mismo, el modelo de crédito ordinario, con depreciación por línea recta, apenas produce un 20 por ciento del ahorro óptimo, lo que sustenta la teoría desarrollada a lo largo de éste libro, en el sentido de afirmar que cuando existe inflación (aunque su efecto no se tenga que contabilizar), cierta clase de deducciones pierden importancia en el tiempo, provo­cando que los entes económicos pierdan capacidad de ahorro y, por ende, de generación de recursos propios.

Página siguiente

Derechos Reservados Ó Copyright César A. León Valdés

Flujos de Caja

Introducción

Crédito ordinario y Línea recta

Crédito ordinario y método modificado

Crédito ordinario y raíz enésima

Leasing operativo

Leasing Financiero y Línea recta

Leasing Financiero y raíz enésima

Boceas y línea recta

Boceas y raíz enésima

Emisión de acciones y línea recta

Emisión de acciones y raíz enésima

Resumen

Conclusiones I

Conclusiones II

Ahorro interno

Ahorro Fiscal

 

 

 

 

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia