Temas de Clase

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia

 

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

 

11. Flujos de Caja

11.1 INTRODUCCIÓN

 

Tradicionalmente la evaluación financiera de un proyecto de inversión se lleva a cabo a través del estudio de los flujos futuros de fondos monetarios, tomando en consideración la homogenización de las cifras, es decir expresan­do dichos flujos netos en términos de valor presente. Si la sumatoria de los flujos netos es positiva —en el horizonte de tiempo considerado— el proyecto se considera válido, porque se obtendrán ingresos mayores a los gastos o desembolsos. En caso contrario, el proyecto no es rentable y, en consecuen­cia, debe buscarse una nueva alternativa de inversión.

 

Pues bien, en éste texto se propone adaptar los procedimientos de eva­luación financiera anteriormente resumidos, con el propósito de deter­minar la mejor alternativa de financiación de un activo fijo, de tal manera que se logre apalancar o fondear, como actualmente se denomina a la forma como se obtienen recursos para financiación de las actividades propias de la empresa, de la manera más óptima posible, a través del ahorro fiscal, todo los desembolsos relacionados con la adquisición del activo, con excep­ción del reembolso de capital por cuanto éste debe provenir de ahorro interno, conformado por medio de la deducción periódica de la depreciación, que afecta directamente —disminuyén­dolas— las utili­dades generadas por el ente económico.

 

Por lo tanto, la definición de flujo de caja aquí  incorporado se refiere a los desembolsos que se deben efectuar por concepto de intereses si el activo es financiado mediante créditos, bien sea a través de entidades financieras o con emisión de bonos obligatoriamente convertibles en accio­­nes; o por con­cepto de canon de arrendamiento o, también intere­ses, si el activo —a cambio de compra— se toma en arrendamiento bien sea operativo o financiero, respectivamente; o como dividendos, si la alter­nativa tomada corresponde a emisión de accio­nes.

 

De otra parte, el modelo de caja sugerido hace especial énfasis en el ahorro fiscal que se produce como consecuencia del menor impuesto a pagar por el adecuado uso de las deducciones permitidas por ley, entre ellas la depreciación, los intereses y demás gastos financieros y el resultado neto de la aplicación del sistema integral de ajustes por inflación, pues dicho menor impuesto impide que salga dinero de la empresa, pro­pi­ciando —de ésta manera— cierta clase de “apalancamiento” que facilita la consecución de recursos para atender las demás erogaciones relacio­nadas con la adqui­sición del activo fijo.

 

Finalmente, antes de explicar la forma como se confecciona el modelo de flujo de caja, vale la pena reiterar que en él no se incluye la reserva para reposición del activo pues ella se genera directamente al disminuir, por su naturaleza de gasto, las utilidades susceptibles de ser distribuidas a los socios o accionistas.

 

Página siguiente

Derechos Reservados Ó Copyright César A. León Valdés

Flujos de Caja

Introducción

Crédito ordinario y Línea recta

Crédito ordinario y método modificado

Crédito ordinario y raíz enésima

Leasing operativo

Leasing Financiero y Línea recta

Leasing Financiero y raíz enésima

Boceas y línea recta

Boceas y raíz enésima

Emisión de acciones y línea recta

Emisión de acciones y raíz enésima

Resumen

Conclusiones I

Conclusiones II

Ahorro interno

Ahorro Fiscal

 

 

 

 

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia