Temas de Clase

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia

 

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

 

Elementos Financieros

2.5 CONCEPTOS APLICADOS DE EVALUACIÓN FINANCIERA IV

Ahorro interno

Se denomina de ésta manera aquellos costos y gastos de un período contable que no implican salida de dinero en el momento actual ni en el futuro, por cuanto ya fue desembolsado, normalmente con uno o más años de anterioridad. Un ejemplo típico de ésta clase de ahorro se puede encontrar en los cargos por concepto de depreciación los cuales, aunque disminuyen la utilidad, no causan erogación alguna, pues la compra del activo fijo que los genera fue realizada en época anterior.

En consecuencia, el ahorro interno de un ente económico es aquel que, por su naturaleza, constituye un gasto o un costo deducible de los ingresos operacionales sin que vaya acompañado de salidas de recursos monetarios. Al no distribuirse a los socios o accionistas, la cuota periódica de depreciación permanece dentro de la empresa, bajo la forma de disponible, inventarios, cartera comercial, préstamos a em­plea­dos o cual­quier otra cuenta del activo. Y dicha acumulación debe estar disponible, junto con los rendimientos que produzca, para la reposición del activo que le dio origen, repitiéndose el ciclo indefini­damente.

Además de la depreciación, otras activos que tienen la particu­laridad de generar ahorro interno, son las amortizaciones de activos intangibles o diferidos y el agotamiento de propiedades relacionadas con recursos na­tura­les no renovables, pero siempre y cuando corres­pondan a erogacio­nes realizadas para la adquisición de activos de largo plazo —utilizables para la producción o comercialización de bienes y servicios— sin importar si han sido financiados con recursos propios o ajenos.

Ahorro fiscal

Bajo éste concepto se agrupa el importe de los impuestos directos de renta y complementario que dejan de cancelarse por el uso de de­duccio­nes de partidas que causan ahorro interno, tales como depre­ciación, amor­tización y agotamiento, o que provienen de la financia­ción de ac­tivos a corto y largo plazo, como es el caso de los intereses y demás gastos financieros que aunque no están directamente relacio­nados con la operación del ente económico, son aceptados fiscal­mente como una deducción.

Normalmente éste tipo de ahorro se distribuye a los socios y accio­nistas, transmitiendo a los inversionistas, de ésta manera, el subsi­dio que otorga el estado, pues la mayoría de las veces no se separa de las utilidades el efecto que produce ésta clase de deducciones. Técni­camente, debería reservarse el ahorro interno, calculado como el resul­tado de aplicar la respectiva tarifa del impuesto sobre la renta y com­ple­mentarios a la deducción por depreciación, amortización, agota­miento o causación de intereses y demás gastos financieros, con el propósito de crear valor agre­gado al ente; es decir con el objetivo de enriquecer a sus propietarios a través de una valorización real del patrimonio.

Al igual que el ahorro interno, el ahorro fiscal —si se apropia de la utili­dades susceptibles de ser distribuidas— debería mostrarse en el estado de situación distribuido en una o varias cuentas del activo. Sin embar­go, también sería aconsejable manejar independientemente el monto que se reserva de manera periódica con el fin de poder efectuar un seguimiento especial, tanto a la base como a los rendimientos que pueda, even­tualmente, generar.

Ahorro total

Es la simple sumatoria del ahorro interno y del ahorro fiscal. Con la suma acumulada —sin incluir rendimientos producidos por su manejo finan­ciero— una empresa debería estar en capacidad de reponer el activo que originó el primero de éstos conceptos y contar con un sobrante que constituye un valor adicional de la inversión original, el cuál debería ser devuelto a los inversionistas o capitalizado para propiciar el crecimiento del ente económico.

Valor económico agregado

El valor económico agregado (VEA) es un nuevo concepto financiero que define el mayor valor que adquiere una organización mercantil y que debe ser superior al costo del capital o inversión, después de iden­tificar las utilidades netas susceptibles de ser distribuidas. En otras palabras, una em­presa debe generar ganancias cuyo monto sea su­perior al costo real del capital o inversión aportada por cada uno de los socios o accionistas de un ente económico.

Para los propósitos de éste libro, el valor económico agregado difiere un poco de la definición anteriormente transcrita, por cuanto aquí dicho valor económico agregado será todo aquello que consti­tuya ahorro fiscal y que se haya registrado contablemente como una reserva para reposi­ción de activo o expansión de actividades, dentro del patrimonio y que, en consecuencia, no haya sido distribuida a los inversionistas, vía divi­dendos o participaciones.

Tasa real de impuestos

Surge de comparar el impuesto a cargo de un período con las utili­dades reales generadas por un ente económico en el mismo lapso de tiempo. Por utilidades reales debe entenderse el resultado de restar a los ingresos de operación y extraordinarios, los costos y gastos incurridos, incluyendo los intereses y demás gastos financieros; lo cual significa que no deben ser tomados en cuenta para ésta base, ni las exenciones o castigos fiscales ni el resultado de aplicar el sistema integral de ajustes por inflación, con algunas excepciones de importancia, como es el caso de la depreciación o el costo de ventas, que si deben incluirse en dicha utilidad ajustados por inflación, con el propósito de disminuirla.

Página siguiente

Derechos Reservados Ó Copyright César A. León Valdés

Elementos Financieros

Modelo de Valor Presente Neto

Conceptos de evaluación financiera I

Conceptos de evaluación financiera II

Conceptos de evaluación financiera III

Conceptos de evaluación financiera IV

Impuestos y estructura de capitalI

Sistema Integral de Ajustes por inflación

 

 

 

Google

Web TdC
 

 

 

 

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia