Inicio I Libros gratis I Campus Virtual I Documentos  I Precios de Transferencia  I Newsletter I Blog I I Nando El Jefe I Contáctenos

 

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

 

Construcción de un estado de flujos de fondos (I)

1.1 INTRODUCCIÓN

 

El flujo de recursos de una empresa es un proce­so continuo y de doble vía, que implica que por cada uti­lización de fondos exista una fuente que, previa o simultáneamente, los haya generado. En general, los activos de una empresa representan las salidas netas de fondos; sus pasivos y el patrimonio representan las fuentes netas. Así, para que haya productos disponibles para la venta, debe de haber existido previamente un inventario de materia prima a la cuál se agregan otros insumos, como maquinaria y equipo, servi­cios públicos y mano de obra directa e indirecta, entre los más conocidos, los cuales se pagan en efectivo, en forma parcial o total. Después, el producto se vende de con­tado o a crédito. Si es por éste último sis­tema, la venta a crédito incluye una cuenta por cobrar que, una vez realizada, se convertirá en efectivo. Si el precio de venta del producto excede todos los costos (incluyendo la deprecia­ción sobre los activos fijos) existirá una utilidad; en caso contrario habrá una pérdida.

Por tal motivo, los saldos en efectivo fluctúan de acuerdo al compor­ta­miento de muchas variables, entre las cuales sobresalen el plan de pro­ducción, el compor­ta­mien­to de las ventas, la política de cartera de la empre­sa, las previsiones para inversiones de capital, los niveles de inven­tario y las facilidades de crédito con que se cuente.

Por todo esto, puede afirmarse que en el transcurso de las operaciones y transacciones, tanto comerciales co­mo económi­cas de un negocio, continuamente se están pre­sentan­­do cam­bios en los valores de los acti­vos, pasivos, patrimonio y otras cuentas. Dichos cambios, registrados en cuentas individuales o colec­tivas durante un período, pue­den medirse y presentarse en un informe de flujo. Es decir, un estado de flujo puede pre­pararse para mostrar el au­men­­to o disminución en diferen­tes clasificacio­nes de cuen­tas importantes para el análisis financiero.

Existen, hoy día, tres estados de flujo que pueden pre­­­pararse a partir de los registros contables: 1) el estado de cambios en la situación financiera, también conocido bajo la denominación de "estado de origen y apli­cación del capital neto de trabajo" o “estado de origen y aplicación de fondos”, según se elabore con base en el capital de trabajo o en el efectivo; 2) el estado de flujos de efectivo y 3) el estado de cambios en el patrimonio.

Y aunque dichos informes hacen parte de los esta­dos financieros bási­cos, junto con el estado de situación y el de resultados, bajo cierta óptica bien podrían ser consi­derados mejor como elementos de análisis finan­ciero porque todos ellos facilitan el estudio de la liquidez de un ente eco­nó­mico, en el corto plazo, a través de la evaluación sobre cómo obtiene sus recursos y cómo los emplea.

En países en los cuales las empresas se financian prin­cipalmente con cré­ditos de corto plazo, ante la ausen­cia de un mercado de capitales sufi­ciente­mente de­sarrolla­do, el análisis de la capacidad de generación de recursos —bajo cualquier forma— cobra mayor importancia por cuanto dicha financiación de corto plazo proviene de prés­tamos bancarios y de proveedores, hecho que agrava los problemas de liquidez y cuya solución debe buscarse en la capacidad interna de generación de recursos líqui­dos, que es —precisamente— la finalidad de los tres estados estu­diados en los siguientes capítulos de éste texto.

En consecuencia, las distintas definiciones de flujos de fondos y su uso como elemento de análisis de liquidez, así como la elaboración de los res­pectivos estados conta­bles serán presentados desde el punto de vista de la eva­luación de la política financiera del ente eco­nómico y, concre­ta­mente, de acuerdo al criterio de disponibi­li­dad de los fondos en relación con el tiempo requerido para su gene­ración y uso.

Así como existen tres estados para estudiar —bajo aspec­tos diferentes— el origen y el destino de los recursos de una empresa, cada uno de ellos exige una medida de fondos diferente según el criterio de disponibilidad que se vaya a estudiar. Si se adopta el criterio de largo plazo los fondos deberán definirse como la acumulación de recursos ge­nera­dos en la vida comercial de la empresa y el destino dado a dichos recursos, en cuyo caso podría hablarse de un estado de fondos equivalente al “Estado de cambios en el patrimonio”.

Si el criterio de disponibilidad en el tiempo es mucho más restringido, los fondos o recursos generados deben re­lacio­narse con los cambios en el capital de trabajo, que incluye tanto generación propia de recursos como obten­ción de fondos provenientes de operaciones de finan­ciación. Dichos cambios se registran en el estado financiero deno­minado “Estado de cambios en la situación finan­ciera”.

Y, finalmente, cuando la disponibilidad se relaciona, estre­­cha y direc­tamente, con el concepto de liquidez inme­diata, sólo se consideran fon­dos los recursos más líquidos, los cuales incluyen el efectivo y los equiva­lentes de efectivo, caso en el cuál se estaría hablando del “Estado de flujos de efectivo”.

 

Página siguiente

 

Derechos Reservados Ó Copyright César A. León Valdés

Construcción de un estado de flujos

Introducción

Proceso de elaboración

Capital neto de trabajo

Objetivos del análisis de flujos de fondos

 

 

 

Google

Web

TdC

 

 

 

 

Inicio I Libros gratis I Campus Virtual I Documentos  I Precios de Transferencia  I Newsletter I Blog I I Nando El Jefe I Contáctenos