Temas de Clase

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia

 

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

 

Ejemplo práctico Pronunciamiento No. 9 (V)

7.5 CONCLUSIONES

Al comparar el estado de cambios aquí propuesto (cuadro 13) con el informe sugerido en el pronun­cia­miento 9 (Cuadro 14), se presentan las siguientes ob­ser­va­ciones de carácter técnico:

1.  Por tratarse, precisamente, de un estado de cambios no parece razo­nable que —para efectos de la conciliación de la utilidad neta— se reste el ajuste por inflación aplicado a las cuentas de pro­pie­dad, planta y equipo, pues dicho ajuste es un cambio más de ésta cuenta y como tal debe informarse en la parte de “aplica­ciones” y no como una partida conciliatoria de la utilidad.

2.  En cambio, el ajuste por inflación a la cuenta de depreciación acu­mu­lada si debe incluir en el capítulo correspondiente a “capital de trabajo generado por la operación” por cuanto no existe —ni ha existido nunca— un renglón dentro de “otras fuentes” que permita incorporar allí dicha variación, como debería ser.

3.  Idéntica situación ocurre con el ajuste por infla­ción al patrimonio, que se registra contable­mente dentro de la cuenta denominada “reva­lorización del patrimonio”, el cuál sí debe presen­tarse como una partida conciliatoria de la utilidad neta por la misma razón aplicable a la cuenta de depre­ciación (y similares como amorti­zación y agota­miento), es decir, por no tener dispuesto un renglón especial dentro del capítulo “otras fuentes”, porque igual podría presentarse allí bajo la denominación “incremento del patrimonio”;

4.  También vale la pena resaltar que el gasto por depreciación debe ser, a su vez, ajustado por inflación, cosa que no se hizo en los pro­nun­­ciamientos 8 y 9 causando alguna confusión en los usuarios de éstas instrucciones, pues el procedi­miento de ajuste por inflación queda incompleto;

5.  De acuerdo a lo expuesto en los numerales anteriores, el estado de cambios en la situación financiera debe observar los siguientes pará­me­tros:

     a)  La utilidad neta (ajustada por inflación) debe ser conciliada su­mando: 1) el monto de la depreciación (ajustada por inflación, es decir calcu­lada sobre el costo actuali­zado como lo ordenan las normas perti­nentes) y que haya sido cargada como un costo o un gasto en el respec­tivo ejercicio contable; 2) el ajuste por inflación a la cuenta de depreciación acumulada, el cuál debe ser el resultado de aplicar el PAAG anual (o mensual acumulado de doce meses) al saldo de dicha cuenta, regis­trado a 31 de di­ciem­bre del año inme­diatamente anterior, y que es diferente al ajuste de que trata el numeral dos; y 3) El ajuste por inflación al patri­monio inicial y a los aumentos o disminuciones ocurri­dos duran­te el año, y que también puede ser calculado como la di­ferencia entre la cuenta de “revalorización del patrimo­nio” de un año y el saldo de la misma cuenta, pero al inicio del período. Con ésta conciliación se obtiene un total que corres­ponde al “capital de trabajo ge­nerado por la operación”

     b)  Los cambios en las partidas del ac­tivo y del pasivo “no corriente”  se calcu­lan toman­do los saldos finales, que in­cluyen el ajuste por inflación del período, y comparán­dolos con los saldos iniciales, para hallar propiamente la diferencia o “cambio”;

     c)   Así mismo, los cambios en el capital de trabajo se calculan incluyendo los res­pec­tivos ajus­tes por inflación, procedimien­to que sí está incorporado de una manera correcta en el pro­nun­ciamiento No. 9;

Página siguiente

Derechos Reservados Ó Copyright César A. León Valdés

Ejemplo práctico Pronunciamiento No. 9

Estados financieros antes de AXI

Estado de cambios antes de AXI

Estados financieros después de AXI

Estado de cambios después de AXI (corregido)

Conclusiones

Estado de cambios después de AXI

 

 

 

Google

Web TdC
 

 

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia