Temas de Clase

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia

 

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

 

Estado de cambios en la situación financiera (V)

2.5 OPERACIONES QUE NO MODIFICAN EL CAPITAL DE TRABAJO

 

Existe otra clase de operaciones que se registran en cuentas que afectan el capital de trabajo, pero que se reflejan en aumentos y disminuciones simultáneas que se compensan mutuamente y, por lo tanto, no lo modifican:

1.  La compra de productos o mercancías a crédito, que significa un au­men­to de la cuenta de inven­tarios en el activo y corriente y, tam­bién, un incremento en la cuenta de pro­veedores en el pasivo corrien­te.

2.  La cancelación de obligaciones con proveedores, porque significan una disminución del pa­sivo y también del activo corriente, en la cuenta de caja o en la de bancos.

3.  La cartera recuperada, en la medida en que el re­gistro contable sólo afectará cuentas del activo corriente aumentando el disponible y dis­mi­nuyendo las cuentas por cobrar a clientes.

4.  La destinación de recursos para inversiones de corto plazo, con el pro­pó­sito de generar alguna rentabi­lidad sobre excesos temporales de liquidez.

5.  El pago de pasivos, incluyendo impuestos, regis­trados previamente como deudas corrientes.

En general, el capital neto de trabajo no se afecta si, en forma simultánea, aumenta o disminuye tanto el activo como el pasivo corriente o se com­pensan diferentes cuentas del ac­ti­vo o del pasivo corriente.

También pueden presentarse operaciones que no afec­ten partidas del capital neto de trabajo y que, en conse­cuen­­cia, no constituyan fuentes o apli­ca­ciones de fondos. Algunas de dichas operaciones son:

1.  La valorización de bienes raíces  o de otros activos fijos productivos, mediante avalúo técnico, cuya con­ta­bi­lización se registra como un au­men­to del activo fijo y un crédito dentro del patrimonio de la em­presa, como un superávit no ganado.

2.  La distribución de utilidades, en la parte destinada para incrementar las cuentas de reservas, lo cual cons­ti­tuye una simple reclasificación entre cuentas patrimoniales.

3.  El pago de utilidades en especie, a través de accio­nes de la propia em­pre­sa, que puede hacerse como una capitalización de reservas voluntarias o es­ta­tutarias o del superávit por revalorización del pa­tri­­monio, producto de la aplicación del sistema inte­gral de ajustes por  inflación.

4.  La redención —por vencimiento— de bonos obliga­toriamente conver­tibles en acciones, pues dicha obli­gación debería estar registrada como un pasivo a largo plazo, lo que implica sólo una reclasificación a las cuen­tas de capital social.

5.  Los aportes de los socios o accionistas, no en efec­­tivo sino represen­tados en Propiedades, planta o equi­­­po u otra clase de activos, consi­derados como de largo plazo.

6.  Cuando se reclasifican partidas del balance; por ejemplo, de cons­trucciones en curso a Propiedades, planta y equipo o de inventarios en tránsito a inven­tario de materia prima.

Página siguiente

Derechos Reservados Ó Copyright César A. León Valdés

Estado de cambios en la situación financiera

Introducción

Recursos de operaciones propias

Recursos de fuentes distintas

Operaciones que son aplicaciones

Operaciones que no modifican el capital de trabajo

Modelo del estado de cambios

 

 

 

Google

Web TdC
 

 

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia