17

Interpretación de la información del EFE

 

17. INTERPRETACIÓN DE LA INFORMACIÓN CONTENIDA EN

      EL ESTADO DE FLUJOS DE EFECTIVO

Este estado financiero permite conocer una mejor medida de las entradas y salidas de efectivo, y cuya identificación facilita su control y planeación. De la misma manera, los otorgantes de crédito conocen mejor los riesgos, al poder evaluar de manera independiente los flujos de efectivo provenientes de actividades de operación, como medida complemen­taria de la estimación de la utilidad registrada en el estado de resultados.

De otra parte, el estado de flujos de efectivo, al registrar las entradas y salidas brutas de recursos, permite un mejor entendimiento de los resultados obtenidos, así como una proyección de resultados mas precisa, que una cifra neta como la que se obtiene en el estado de resultados, pues el efectivo procedente de actividades de operación, como medida de resultados, está menos expuesta a maniobras y diferencias de criterio, como sí ocurre con la utilidad neta. Y es por éste motivo que la relación financiera dada por los flujos de efectivo por actividades de opera­ción y la utilidad neta, se emplea como medida de com­pro­bación de la calidad de la utilidad. A mayor valor en la razón, mayor la calidad de la utilidad.

El flujo de efectivo analiza la liquidez a corto plazo y la solvencia en un horizonte más amplio de tiempo, identificando las actividades de genera­ción de recursos y la clase de activos que se han adquirido, así como la forma como han sido financiados. Por lo tanto, éste estado suministra información importante para:

1.   Medir la calidad de las utilidades, con el prop;osito de encontrar posibles maniobras en la determina­ción de la ganancia contable tales como diferi­miento de costos y gastos, cambios en los métodos de valuación de inventarios y registro anticipado de ingresos, entre otros;

2.   Proyectar las posibilidades de financiación de los gastos de capital y las fuentes a las cuales se podría, eventualmente, recurrir;

3.   Identificar posibles fuentes de financiación para programas de expan­sión, crecimiento y diversifi­cación de actividades;

4.   Conocer la capacidad de generación interna de recursos para atender oportunamente el pago de intereses y demás costos y gastos financieros;

5.   Interrelacionar la composición de financiamiento interno (capital social) con endeudamiento externo;

6.   Fijar políticas de distribución de utilidades; y

7.   Prever la capacidad del ente económico para aprovechar oportunidades de negocios o para atender necesidades imprevistas.

Finalmente, aunque poco aplicado en nuestro país para éste fín, el estado de flujos de efectivo ha venido siendo utilizado en algunas economías con mercados desarrolla­dos de capitales, como elemento predictor de quiebras, bajo la óptica de calcular la relación flujos de efectivo a deuda total.

Página siguiente

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

Posgrados

Principal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     DERECHOS RESERVADOS Ó Copyright 1998 / 2001 Por César A. León Valdés