Temas de Clase

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia

 

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

 

Actualización del balance (I)

4.1 INTRODUCCIÓN

Un tema que ha sido pasado por alto en la reglamentación de la infor­mación que debe ser publicada junto con los es­tados financieros básicos es aquél que tiene que ver con la comparabilidad de las cifras pues, aunque se dé aplica­ción al sis­tema integral de ajustes por inflación, los balances y estados de resultados queda­rán reexpresados en términos de moneda de cierre a 31 de Diciembre del último período contable pero, sin embargo, si se quisieran comparar dichos estados financieros con otros de fecha más reciente, ellos perderían vigencia.

En épocas de inflación, para que dos o más estados financieros puedan ser analiza­dos en forma comparativa deben, ambos, estar expre­sados en términos de la misma moneda, bien sea la inicial o la final, aunque es mucho más recomen­dable ésta última alternativa.

Al respecto, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos en el Boletín B-10 adecua las reglas contables en lo que tiene que ver con la forma de reflejar el efecto de la in­flación, ordenando que todos los esta­dos finan­cieros, así como cada uno de los rubros que lo integran, queden ex­presados en moneda del mismo poder adquisitivo, inde­pendientemente de que dichas partidas se encuen­tren ori­ginalmente registradas a valores históricos, por su valor de reemplazo o ajustadas por índices generales de precios.

Las razones para exigir ésta actualización se basan en el hecho de que el uso de estados financieros expre­sa­dos en moneda de diferente poder adquisitivo hace que: a) se dificulte su comprensión e interpretación, al con­fundir los cam­bios reales en los negocios con los cambios deri­vados de modificaciones en el poder adqui­sitivo del dinero y b) se distorsione la comparación de esta­dos financieros a través del tiempo. Finalmente, se recomienda no presentar infor­ma­ción en pesos nomi­nales (históricos) por la confusión que puede provo­car en el usuario.

Así mismo, la Resolución 002 de 1998, emitida por la Superintenden­cia de Valores, impartió instrucciones en el sentido de que “Teniendo en cuenta que dentro de los hechos económicos actuales, la variación del poder adquisitivo en el tiempo con ocasión del proceso inflacionario se convierte en factor que incide de manera directa en la comparación de los estados financieros, se hace necesario actualizar en términos finan­cieros las cifras de períodos anteriores, a fin de establecer bases homo­géneas que hagan comparable la información que se suministra”.

Agregando mas adelante que “En este orden de ideas, se hace necesaria la aplicación de un factor que actualice la información correspondiente al ejercicio inmediatamente anterior, a fin de dotar al lector de los estados financieros de un marco homogéneo de comparación, y de esta manera lograr establecer las variaciones reales que de un período a otro presenten los distintos estados financieros”.

En cuanto a la metodología de reexpresión de los estados financieros, la mencionada circular externa señala el siguiente procedimiento:

“Para efectos de reexpresar los estados financieros de ejercicios anteriores, todos y cada uno de los rubros que los componen deben incrementarse en el PAAG correspondiente, de tal manera que el valor de la reexpresión se acumule en el mismo rubro que lo genera.

Se excluye de la metodología general establecida el patrimonio, dado que respecto del mismo se presenta como circunstancia especial, de una parte, la existencia de una norma legal que obliga a mantener dentro de los registros contables sus rubros a valor histórico, y de otra, la obligación de ajustar por inflación su valor en un rubro específico que acumula el monto de los ajustes de las partidas que lo componen.

Por tales razones, utilizando el PAAG correspondiente para su reexpresión, el monto que ésta represente se debe revelar como mayor valor de la cuenta Revalorización del Patrimonio, excep­tuando de ésta metodología el Superávit por Valorizaciones, el cual se debe ajustar por el PAAG, pero acumulando dentro del mismo rubro el valor de su reexpresión”.

En el ejemplo que ha servido para aplicar los diver­sos conceptos tra­tados en éste capítulo, se actualizó el ba­lan­ce correspondiente a 1996 con el pro­pósito de homo­geneizar las cifras comparativas respecto del período 1997. Para ello se empleó un índice de 22.958 por ciento que fue el mismo PAAG acumulado que sirvió para practicar los ajus­tes por infla­ción de éste último año. El estado de resul­tados no se actualiza por cuanto sus cifras ya se encuentran reex­presadas en pesos del 31 de diciembre de 1997, al haber sido ajustadas por los procedi­mientos ordenados por el sis­tema integral vigente en el país.

Página siguiente

Derechos Reservados Ó Copyright César A. León Valdés

Actualización del balance

Introducción

Estado de situación reexpresado

Estado de cambios actualizado

Ganancia o pérdida por inflación

 

 

 

Google

Web TdC
 

 

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia