Temas de Clase

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia

 

Capítulo anterior

Siguiente capítulo

Portada

 

Estructura de capital y solvencia (I)

7.1 INTRODUCCIÓN

 

La estructura de capital de una empresa puede definirse como la suma­toria de los fondos provenientes de aportes propios y los adquiridos me­dian­te endeudamiento a largo plazo; en tanto que la estructura financiera corresponde a la totalidad de las deudas —tanto corrientes como no corrientes— sumadas al patrimonio o pasivo interno. Las fuen­tes de adquisi­ción de fondos, junto con la clase de activos que se posean, determinan el mayor o menor grado de solvencia y de estabilidad financiera del ente económico. La magnitud relativa de cada uno de dichos componentes es también importante para evaluar la posición financiera en un momento determinado.

Los indicadores de solvencia reflejan la capacidad de la empresa para atender las obligaciones representadas en cargas fijas por concepto de intereses y demás gastos financieros, producto de sus obligaciones con­trac­tua­les a corto y largo plazo, así como el reembolso oportuno del monto adeudado. Lo anterior quiere decir que la pro­porción de deuda y la magnitud de los costos fijos que de ella se derivan son indicadores de las probabilidades de quiebra de una empresa por insolvencia y del riesgo que asumen los inversionistas, dada la variabilidad de las utilidades espera­das y que constituyen su rendimiento.

Las empresas se endeudan por muchas razones. La principal radica en que el endeudamiento puede resultar más barato que la financiación pro­pia pues, por norma general, los inversionistas exigen una retribución mayor (de otra manera, preferirían ser acreedores y no inversionistas), ya que dentro de dicha retribución debe estar incorporado el costo de la financiación. En otras palabras, el rendimiento que se paga a los acree­dores es fijo, en cambio es variable en el caso de los socios o accionistas. Con un sencillo ejemplo, la anterior afirmación puede comprenderse de una mejor manera. Supóngase una compañía con unos activos totales equivalentes a un millón de pesos, los cuales pueden ser financiados con recursos propios, mediante financiación externa o con una combinación de ambas fuentes. Si también se supone una utilidad antes de intereses de 400 mil pesos, una tasa de interés del 30 por ciento y, para simplificar, la no existencia de impuesto sobre la renta, se tendría:

CAPITAL

DEUDA

UAII

INTERÉS

UAI

RETORNO

1.000.000

0

400.000

0

400.000

40.00%

800.000

200.000

400.000

60.000

340.000

42.50%

600.000

400.000

400.000

120.000

280.000

46.67%

500.000

500.000

400.000

150.000

250.000

50.00%

300.000

700.000

400.000

210.000

190.000

63.33%

100.000

900.000

400.000

270.000

130.000

130.00%

 

De donde puede observarse que en la medida en que la deuda sea mayor, también será más alta la rentabilidad de los inversionistas con rela­ción al capital aportado. Por esta circunstancia, se afirma que el costo de financiación por medio de deuda es menor al costo de los recursos propios, dada su variabilidad en éste último caso.

Otra razón para el endeudamiento es la deducibilidad de los intereses, que puede producir, a través del menor impuesto que se paga en uso de dicha prerrogativa, una generación importante de recursos inter­nos para futura financiación propia de sus operaciones; siempre y cuando dicho menor impuesto, causado por el uso de la deducción proveniente de los gastos financieros, sea retenido de las utilidades netas, para evitar que los recursos así generados se distribuyan implícitamente a los accionistas. Por ejemplo, si una compañía se financia 100 por ciento con recursos propios (empresa X) y otra empresa lo hace en partes iguales (empresa Y), se tendría:

 

EMPRESA Y

EMPRESA X

Utilidad antes de intereses e impuestos

400.000

400.000

Intereses (30% sobre $500.000)

150.000

          0

Utilidad antes de impuestos

250.000

400.000

Impuesto sobre la renta (35%)

 87.500

140.000

Utilidad neta

162.500

260.000

 

Situación que señala un menor gravamen de $52.500, producto de aplicar la tasa de impuestos (35 por ciento) al monto de intereses causados ($150.000), lo cuál significa que el estado subsidia —de cierta manera— el costo de la financiación externa obtenida por los entes económicos.

Bajo una óptica de planeación estratégica, la empresa no debería distribuir este menor impuesto ($52.500), sino retenerlo bajo la figura de reserva voluntaria, para ser acumulado y, posteriormente, utilizado en nuevos planes de inversión.

Sin embargo, esta ventaja se ha perdido en Colombia con la imple­men­tación del siste­ma integral de ajustes por inflación que grava, precisa­mente, el endeuda­mien­to en pesos nominales, o sea grava la ganancia que se obtiene al registrar deudas que serán pagadas, en el futuro, en pesos con menor poder adquisitivo.

Para evaluar los riesgos explicados anteriormente y las posibilidades de atender los pasivos a largo plazo existen algunos indicadores financieros, como los que se estudian a continuación.

Página siguiente

Acciones

SAP

ERP

Deportes futbol

Juegos on line

Derechos Reservados Ó Copyright César A. León Valdés

Estructura de capital y solvencia

Introducción

Leverage total

Capitalización a largo plazo

Nivel de endeudamiento

No. de veces que se gana el interés

 

 

 

Google

Web TdC
 

 

 

 

 

Principal

e-books

Campus virtual

Bitácora

Newsletter

Nando, el Jefe

Consultoría

Docencia