Inicio I Libros gratis I Campus Virtual I Documentos  I Precios de Transferencia  I Newsletter I Blog I I Nando El Jefe I Contáctenos

 

Página anterior

Siguiente capítulo

Portada

 

Análisis comparativo IV

2.3 CONCLUSIONES

Al respecto, el Instituto Mexicano de Contadores Públicos se ha pronunciado de la siguiente manera (1)

“Para que los estados financieros sean más útiles deben poseer, entre otros, el atributo de ser comparables. En un entorno inflacionario la comparabilidad entre distintos períodos se ve fuertemente afectada por la inestabilidad de la unidad de medida empleada en la elaboración de los estados financieros.

Para eliminar el impacto de la inflación sobre la comparabilidad en los estados financieros que incluyen cifras de períodos anteriores, es necesario reexpresar dichas cifras a pesos de poder adquisitivo de la fecha de los estados financieros del último período, determinados con factores derivados del Índice de Precios al Consumidor. En el apéndice 2 de la Circular 28, se describe un procedimiento para llevar a cabo esta reexpresión.

Para lograr adecuadamente la comparabilidad mencionada se deben presentar los estados financieros de períodos anteriores con sus cifras reexpresadas, tal y como se indica en el párrafo anterior. Esta reexpresión es únicamente para fines de presentación y no implica modificación alguna en los registros contables.

...

En opinión de algunos miembros de la profesión, incluidos algunos de la Comisión de Principios de Contabilidad, para lograr una mejor compara­bilidad, se requiere primeramente que los estados financieros originalmente emitidos, estén todos ellos expresados en pesos de poder adquisitivo al cierre al cierre del ejercicio...”

Por su parte, las normas internacionales de contabilidad señalan que:

“Las cifras que se informen correspondientes al período anterior, ya sea que se haya expresado al costo histórico o al costo actual, se reexpresan aplicando un índice general de precios de manera que los estados finan­cieros comparativos se presenten en términos de la unidad de medida monetaria de poder adquisitivo al final del período que se informa. La información que se revela con relación a períodos anteriores también se expresa en términos de la unidad de medida monetaria de poder adquisitivo al final del periodo que se reporta.(2)

A manera de conclusión la técnica de análisis comparativo es válida en la medida en que se cumplan los siguientes requeri­mientos mínimos:

1.  Poseer dos o más estados financieros clasificados uniformemente, con el propósito de que existan las mismas cuentas en cada uno de ellos;

2.  Verificar que cada uno de los estados financieros que se van a comparar estén debidamente reexpresados en pesos del 31 de diciembre de cada año, para lo cual ha debido aplicarse un sistema integral de ajustes por inflación sobre todas las partidas no monetarias del balance  sobre las cuentas de resultado. En caso de no haberse practicado un ajuste de ésta clase, deberá adelantarse tal labor aplicando los procedimientos recomendados a nivel internacional (3).

3.  Actualizar las cifras de cada uno de los estados financieros que se van a analizar, aplicando un índice general de precios, buscando que todos ellos queden expresados en pesos del último período conocido.

4.  Calcular las variaciones absolutas y relativas de todos o algunos rubros que sean de especial interés.

5.  Extraer las conclusiones y presentar las recomendaciones que se crean necesarias.

La importancia del análisis comparativo radica en el hecho de que, comparar las cifras anuales con un pro­medio, determinado en un lapso de tiempo de varios años o tomado del sector al cuál pertenece la em­pre­sa, permi­tirá identificar los cambios o variaciones significativas en cualquier año. En consecuencia, los estados financieros comparativos también se pueden presentar reflejando el total acumulado para el período, para cada uno de los rubros analizados o para el promedio de ése año.

Para el cálculo de los cambios anuales se deben tener en cuenta algunos aspectos importantes:

a)  Si existe una cifra negativa en el año base (o primer año de compara­ción) y una cifra positiva en el período siguiente —o lo contrario— no se puede calcular cambio porcentual alguno;

b)  Cuando una cifra tiene algún valor en el año base, pero ninguno en el período siguiente, la variación (negativa) es del 100 por ciento; y

c)  Cuando no existe un valor registrado en el primer año (período base), no se puede calcular ninguna clase de cambio o variación porcentual.

El análisis comparativo, así como los análisis por tendencias y porcen­tuales son muy útiles para comparaciones entre empresas, pues sus conclusiones pueden señalar varia­ciones significativas en la estructura o en la distribu­ción con­table, las cuales —una vez detectadas— deben ser com­pren­didas y explicadas, por parte del analista.

 

Inflación

NIC No. 15

Índice de Precios al Consumidor

NIC No. 29

Boletín B-10

Economía hiperinflacionaria

FASB 89

Período base

 

NOTAS

 

(1) Párrafo 5 del segundo documento de adecuaciones al Boletín B-10, diciembre de 1987.

(2) Párrafo 34, Norma Internacional de Contabilidad No. 29 (reformada en 1994)”La información financiera en economías hiperinflacionarias”.

(3) Como, por ejemplo, FASB 89, Boletín B-10 y sus adecuaciones del Instituto Mexicano de Contadores Públicos y la Norma Internacional de Contabilidad No. 29, entre otros documentos. También puede consultarse el título V del Estatuto Tributario Colombiano y el libro “Ajustes por inflación” del econo­mista César A. León Valdés.

Página siguiente

 

Derechos Reservados Ó Copyright César A. León Valdés

Análisis comparativo

Cálculo cambios I

Cálculo cambios II

Comparabilidad de cifras

Conclusiones

 

 

 

Google

Web

TdC

 

 

 

 

 

 

Inicio I Libros gratis I Campus Virtual I Documentos  I Precios de Transferencia  I Newsletter I Blog I I Nando El Jefe I Contáctenos